Menú

De lo que hablará el Rey en su mensaje de Navidad

Don Juan Carlos ha hablado en sus últimos mensajes de todos los temas que todavía hoy son de actualidad.

6
Don Juan Carlos ha hablado en sus últimos mensajes de todos los temas que todavía hoy son de actualidad.

Tal día como hoy, 24 de diciembre, pero de 2011, Libertad Digital llevaba en su portada lo más destacado del último mensaje navideño del Rey en medio del escándalo provocado por su yerno Urdangarín.

Aunque sin citarle sí que quiso marcar las distancias con el marido de la infanta Cristina: "Necesitamos ejemplaridad, seriedad y rigor en todos los sentidos. Todos, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar. Cuando se producen conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o a la ética, es natural que la sociedad reaccione. Afortunadamente vivimos en un Estado de Derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada en con arreglo a la ley. La justicia es igual para todos"

A continuación dijo que "no debemos generalizar los comportamientos individuales" porque se puede cometer "una gran injusticia con la inmensa mayoría de los servidores públicos". Añadió que "de lo contrario, se podría causar un grave daño a las instituciones y organizaciones que son necesarias para la vertebración de nuestra sociedad".

Un año después, sabemos que el yerno de don Juan Carlos volverá a casa por Navidad y celebrará la Nochebuena en el Palacio de la Zarzuela junto a la infanta Cristina, sus cuatro hijos y el resto de la Familia Real. Una contradicción si atendemos al mensaje del Rey del año pasado y al reiterado distanciamiento de la institución con los duques de Palma tras el mayor escándalo monárquico de nuestra historia reciente, el caso Nóos.

El discurso de 2010 estuvo centrado en la crisis económica y pidió a los españoles unidad en torno a las reformas precisas para crear empleo apelando a valores tradicionales como "la voluntad de superación, el rigor, el sacrificio y la honradez, cuya ausencia no es ajena al origen de la crisis". Don Juan Carlos quiso dar ánimo y una visión positiva al decir que "somos una gran nación, orgullosa de su pluralidad y diversidad".

A continuación dijo que "todos, empezando por nuestros partidos políticos y agentes económicos y sociales, somos importantes para conjugar voluntades en esta dirección, con generosidad, sentido de Estado y pensando en el interés general". Pidió a los españoles unir fuerzas con el apoyo de las instituciones y "en el marco de convivencia y estabilidad" que asegura la Constitución. Y aprovechó para lanzar una advertencia a los partidos nacionalistas: "De cómo le vaya a España depende cómo le va a cada uno de los españoles", por lo que había que evitar "actitudes egoístas, tanto individuales como colectivas".

En el mensaje de 2009 también hubo recado a los partidos políticos a los que pidió, junto a los españoles, que "superen divisiones" y que "se aplique sentido de Estado, tanto a la hora de gobernar como de ejercer la oposición". Además, apeló a la necesidad de que todos sirvan "al interés general", para lo que hacía falta actuar con generosidad "y aplicar la fuerza de la unidad, del diálogo y del compromiso, en el marco del respeto a la Constitución".

En 2008 de nuevo fue la crisis el centro de su mensaje y pidió "tirar del carro en la misma dirección" para superarla. Se solidarizó con "las numerosas personas que en nuestro país han perdido su empleo, sus familiares y tantos jóvenes que no encuentran trabajo". En marzo de 2012 reconoció que "el paro de los jóvenes me quita el sueño".

En los mensajes de 2007 y 2006 el monarca puso especial énfasis en hablar del terrorismo de ETA. El monarca recordó que 2007 "arrancó" con muertes y "termina" con muertes y que los "crímenes, amenazas y extorsiones siguen presentes". Dijo que "la lucha contra el terrorismo es un deber frente a las víctimas y sus familias, a quienes nos debemos". Un año antes, el Rey invocó la "primacía de la Ley y del Estado de Derecho" como "la única respuesta a la extorsión, la coacción y la violencia" del terrorismo. También recordó a las víctimas de "la profunda crueldad" del terrorismo, a las que "debemos nuestro respeto, afecto, apoyo y solidaridad".

En el año 2005, coincidiendo con sus 30 años de reinado, Don Juan Carlos recuperó las referencias a la reconciliación y la concordia que hizo en su primer discurso como Rey el 22 de noviembre de 1975. Recordó que "España es una gran nación" y que "frente a las tensiones y las divisiones debe prevalecer la firme determinación de intentar superarlas desde la moderación y el sosiego, mediante la búsqueda del más amplio consenso en el marco de las reglas, principios, y valores de nuestra Constitución".

En el mensaje del año 2004 las primeras palabras del Rey fueron para las víctimas del 11 de marzo y sus familias: "Aquel día toda España lloró con rabia y dolor, de forma unida y solidaria". Además dijo que la Corona "siempre alentará y preservará la unión solidaria de las diversas tierras de España".

En el año 2003 la defensa de la vigencia de la Constitución fue la parte más destacada del mensaje del Rey. Afirmó que, "sin la estabilidad política, social y económica" aportada por la Carta Magna "no podría explicarse lo mucho que hemos avanzado, y el grado de bienestar de que disfruta la sociedad española".

Vistos los nueve últimos mensajes del Rey, en el de este año don Juan Carlos puede reproducirlos uno a uno ya que se siguen conociendo más datos del escándalo de Urdangarín, España sigue inmersa en la crisis, los jóvenes continúan sin empleo o perdiendo el que tenían, ETA no está derrotada, seguimos sin saber lo que pasó el 11-M, la vigencia de la Constitución está en entredicho y la amenaza independentista de los partidos nacionalistas está más presente que nunca.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios