Menú

Rubalcaba, trasladado a la UCI

El secretario general del PSOE fue hospitalizado y tras darle el alta poco se supo de su estado de salud hasta que reapareció tras doce días de baja.

0

Tal día como hoy, 7 de marzo, pero de 2011, Libertad Digital contaba en su portada que el entonces vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior estaba ingresado en el hospital Gregorio Marañón: "Rubalcaba, trasladado a la UCI del Gregorio Marañón".

El parte médico llegó un día después de que el número dos del Gobierno fuera ingresado tras ausentarse del acto de presentación del alcalde de Elche como candidato por encontrarse "indispuesto". El documento informaba de que "fue ingresado por cuadro febril secundario a infección urinaria" provocado, al parecer, por una biopsia de próstata "que no ha puesto de manifiesto células cancerosas en ninguna de las muestras". El informe oficial concluía diciendo que "ante la persistencia de la fiebre, los médicos que le atienden han decidido su traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos, para su mejor control". El parte médico sostenía que "la situación clínica y hemodinámica del vicepresidente primero del Gobierno permanecen estables".

Desde el ingreso de Rubalcaba en el hospital público madrileño la actividad fue frenética. El Gregorio Marañón ordenó el código 15, un bloque del sistema informático que impide ver los expedientes, estado y ubicación de los pacientes.

Desde Moncloa aseguraron que permanecería ingresado "al menos dos días" y por ello, "ha cancelado su agenda hasta el miércoles", aunque no se descartaba que en función de su evolución se cancelara toda su agenda semanal. Al no estar presente en la sesión de control al Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría no pudo preguntarle: "¿Pueden los españoles confiar en un gobierno que se guía por la improvisación?". Y el diputado popular Ignacio Gil Lázaro tampoco pudo interpelarle sobre el chivatazo a ETA: "¿Quién es el responsable político máximo del chivatazo que se produjo en el Bar Faisán de Irún el 4 de mayo de 2006?".

Dos días después de conocerse su ingreso, fuentes de Moncloa confirmaron que Rubalcaba "ha dormido bien", que "ya no tiene fiebre", que había salido de la UCI y que estaba en planta. Una mejoría que estuvo presente en el Congreso de los Diputados y en la Junta de Portavoces. Su compañero José Antonio Alonso comenzó la rueda de prensa con unas palabras para Rubalcaba: "Antes de nada, aprovecho esto para transmitirle un fuerte saludo de parte del grupo parlamentario socialista. Se está recuperando bien que es lo que todos deseamos y esperamos".

Por su parte, la entonces portavoz del PP en la Cámara Baja, Soraya Sáenz de Santamaría, apelaba a la prudencia en su respuesta sobre si la enfermedad del vicepresidente tenía alguna lectura política en clave sucesoria: "Entiéndame que en estos momentos apele a la prudencia. Yo creo que lo más importante que tenemos las personas es la salud y por lo tanto yo le deseo al vicepresidente Rubalcaba que se restablezca cuanto antes y cuando esté bien volveremos al debate político en todos los ámbitos".

El 11 de marzo el ministerio del Interior informó que Alfredo Pérez Rubalcaba había sido de alta. El parte médico facilitado añadía que "ha sido dado de alta una vez controlado su proceso infeccioso" y que "mantendrá tratamiento domiciliario y podrá ir recobrando su actividad habitual en los próximos días".

Una semana después, el Partido Popular volvió a aplazar sus preguntas dirigidas a Rubalcaba ya que el vicepresidente primero del Gobierno "no irá el miércoles al Congreso". Desde el Gobierno sólo se decía que se encontraba "de baja domiciliaria" y no se atrevían a confirmar o descartar su reaparición pública en el Consejo de Ministros. La falta de partes médicos y el silencio absoluto, junto a la falta de imágenes, dispararon las alarmas y reavivaron las opciones de Carmen Chacón en la carrera por suceder a Zapatero.

Finalmente y tras doce días de baja, su reaparición fue el día 18 de ese mismo mes en la rueda de prensa habitual tras el Consejo de Ministros. Allí aseguró que se encontraba bien aunque todavía no estaba ni para el partido ni para la campaña electoral.

 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios