Menú

Hacienda: Aizoon defraudó 281.000 euros en cuatro años

Por cada año, las cantidades defraudadas del Impuesto de Sociedades no alcanzarían los 120.000 euros, mínimo para que se considere delito.

0

La Agencia Tributaria ha constatado que Aizoon, la empresa copropiedad de la infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín, defraudó 281.109 euros del impuesto de sociedades de 2007 a 2010.

La Delegación Especial de la administración fiscal en Cataluña ha calculado esta cantidad a instancias del juez instructor del caso Nóos, José Castro, a quien ha remitido un informe en el que detalla la actividad de Aizoon en ese cuatrienio.

La conclusión del balance contable de los técnicos es que en 2007 Aizoon dejó de abonar 99.787 euros del Impuesto de Sociedades, 91.101 euros en 2008, 71.073 euros en 2009 y 19.148 euros en 2010, con lo que en ninguno de esos ejercicios habría cometido delito, ya que el mínimo para que el fraude tenga esa consideración es de 120.000 euros.

Los inspectores ponen de manifiesto que la sociedad era esencialmente un instrumento para canalizar las ganancias de Urdangarín por sus labores de asesoramiento para diferentes compañías, aunque también obtenía ingresos mediante el arrendamiento de inmuebles propiedad del matrimonio.

Hacienda cuantifica en un total de 699.720 euros los ingresos netos obtenidos por la prestación de este tipo de servicios en 2007; en 451.888 en 2008; 378.734 en 2009 y 106.463 en 2010. Así, hasta un total de 1,6 millones de euros de los 1,7 que ingresó Aizoon durante esos años -el resto de rendimientos corresponden a financieros y de alquiler-.

Sin sede y con un solo trabajador

En cuanto a los gastos declarados, Hacienda concluye que son mucho menores a lo especificado en las declaraciones. "Al menos hasta el ejercicio 2008, la propia naturaleza de las funciones desarrolladas bajo el nombre de Aizoon SL no requería incurrir en gasto alguno, ni afectar bienes, ni organizar recursos materiales o humanos para asegurar la generación de los ingresos", y menos en los casos en los que los contratos incluían cláusulas por las cuales se abonaban los supuestos gastos, indica Hacienda.

En cuanto a la actividad de arrendamiento y subarrendamiento de propiedades de la sociedad, la Agencia Tributaria considera que no puede ser considerada como tal desde el punto de vista fiscal porque no existía un local en el que se desarrollara esa gestión ni una persona contratada expresamente para hacerlo, condiciones requeridas por la ley.

También subraya que el único trabajador "no ficticio" con que contaba la empresa era Mario Sorribas, que estuvo en nómina entre 2009 y 2010 y en realidad "prestaba servicios para el señor Urdangarín en cualquiera de sus facetas".

En cuanto a la fuente de los ingresos, la Agencia Tributaria resalta que los contratos de Urdangarín con las empresas a las que aconsejaba se justificaban únicamente por su condición de esposo de la infanta y exdeportista de elite.

"En ningún caso constan -ni se han aportado por la entidad a la Inspección- resultados documentales de la actividad desplegada", subraya en su informe Hacienda, que agrega que tampoco los testigos que han declarado en el proceso han sabido ofrecer "más que explicaciones vaporosas" de los servicios proporcionados por Aizoon.

La responsabilidad, de Urdangarín

En el informe, se subraya que en Aizoon se facturaron servicios "íntima e indisolublemente vinculados a la personalidad del señor Iñaki Urdangarín", por hasta un total de 1,6 millones de euros, a fin de que estos ingresos pudieran ser ocultados en la declaración del IRPF del yerno del Rey.

Hacienda subraya el hecho de que Aizoon, y no el propio Urdangarín, fuese contratada por las sociedades receptoras de los servicios que prestaba el duque. Tanto es así que, abunda, ni en el sumario de la causa ni expediente administrativo alguno figuran testimonios de las actividades de consultoría "pretendidamente desarrolladas por Aizoon".

Pese a que resta por presentar un informe más de Hacienda, este último incorporado a la causa desvincula a la hija del Rey con la supuesta defraudación a Hacienda.

De hecho, la AEAT incide en que únicamente fue Urdangarín quien, a través de Aizoon, percibió retribuciones procedentes de entidades privadas por su condición de consejero asesor que, sin embargo, eran facturadas a través de la mercantil cuya titularidad comparte con su mujer con el fin de tributar menos en su declaración de la renta.

Detalla que los ingresos proceden de mercantiles como Motorpress Ibérica, Aceros Bergara, Mixta África, Pernod Ricard (Francia), Havas Sports France y Seeliger y Conde y que, de acuerdo, con los datos obtenidos por la Agencia Tributaria, debían imputarse a la persona física de Urdangarín y no a la persona jurídica, Aizoon.

Castro mete prisa a la Agencia Tributaria

Junto al informe que analiza estos datos, que ha remitido este martes a las partes el juez Castro, Hacienda le entregó una relación de las declaraciones del impuesto de sociedades de 2003 a 2012 y un resumen de los acrecentamientos patrimoniales de Torres, Urdangarín y las entidades que controlaban.

El instructor del caso Nóos, que ha urgido a la Agencia Tributaria y la Policía para que le aporten cuanto antes toda la información que les ha requerido, tiene previsto consultar a las partes sobre la imputación de la infanta cuando concluya la investigación sobre su papel en Aizoon.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD