Menú

El difícil escenario judicial de Jaume Matas

De momento, el expresidente balear ha conseguido retrasar su ingreso en prisión pero aún está imputado en otra decena de causas judiciales.

0
De momento, el expresidente balear ha conseguido retrasar su ingreso en prisión pero aún está imputado en otra decena de causas judiciales.

Jaume Matas, ex responsable del Gobierno balear entre los años 1996-1999 y 2003-2007 y ex ministro de Medio Ambiente de 2000 a 2003, puede respirar este miércoles un poco más tranquilo. La Audiencia de Palma ha suspendido su ingreso en prisión -de nueve meses y un día de cárcel por el primer juicio del caso Palma Arena- a la espera de que el Gobierno resuelva si le concede o no el indulto que solicitó el exministro.

Pese a esta buena noticia para el exdirigente popular, lo cierto es que su situación judicial es complicada ya que Matas se encuentra actualmente imputado en más de una decena de piezas separadas del caso Palma Arena que continúan activas en el juzgado del magistrado José Castro.

Esta macrocausa contra la corrupción en Baleares se inició en agosto de 2008 y en ella hay imputadas una treintena de personas, la mayoría políticos, cargos ejecutivos y personal técnico. De hecho una de las piezas separadas del 'Palma Arena' -la número 26- es la denominada como caso Nóos, donde se encuentran actualmente imputados la infanta Cristina y su marido Iñaki Urdangarín. La razón es que el juez Castro sospecha que el Duque de Palma habría recibido dinero del gobierno de Matas que fue utilizado para sus actividades fraudulentas en el Instituto Nóos.

Hasta el momento, Matas ha sido condenado por los dos sumarios por los que ha sido juzgado. La primera de ellas -con sentencia firme del Tribunal Supremo- a nueve meses de prisión por un delito de tráfico de influencias cuando desde de su Ejecutivo se contrató al periodista Antonio Alemany.

Al conocer el fallo, Jaume Matas pidió a la Audiencia de Palma que le conmutara los nueve meses de cárcel por una multa o que dejara sin efecto la misma para evitar ingresar en la cárcel. Una petición común en condenas con penas menores a dos años de cárcel para quienes no tienen antecedentes penales como es el caso del expresidente balear.

Sin embargo, el tribunal rechazó las pretensiones de Matas y a éste no le quedó otra opción que solicitar el indulto al Gobierno de Mariano Rajoy. Sobre la medida de gracia, el pasado mes de diciembre el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, adelantó que 'a priori' no apreciaba razones de "justicia, equidad o interés público" que justificasen la concesión del indulto al exministro y recordó que el Gobierno "jamás" ha concedido esta medida de gracia por un delito de tráfico de influencias.

En su petición de indulto, Matas alegó que su encarcelamiento conllevaría "efectos desocializadores" sobre él y "en nada serviría para conseguir una supuesta reinserción social o reeducación", finalidad a la que, abunda, deben ir dirigidas las medidas privativas de libertad.

Ahora, la Audiencia de Palma ha dado un balón de oxígeno al ex ministro quien, de momento, podrá seguir en libertad hasta que el Ejecutivo resuelva el mismo.

Junto a este procedimiento judicial, el pasado mes de diciembre el tribunal del jurado que juzgó al expresidente del gobierno balear por un presunto delito de cohecho lo declaró culpable por unanimidad. El tribunal consideró que Matas se valió de su cargo, a finales de 2006, para exigir a un conocido hotelero mallorquín la contratación "ficticia" de su mujer para aparentar que los ingresos por valor de 42.111 euros totales que percibió del empresario como soborno eran legítimos. Matas fue en esta ocasión condenado a pagar una multa de 9.000 euros. Esta sentencia aún no ha adquirido firmeza.

Fuentes jurídicas señalan que lo previsible es que el exministro vuelva a sentarse en lo sucesivo en el banquillo de los acusados otra vez.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD