Menú

Cataluña, el "punto caliente" del yihadismo en Europa

Varias ciudades catalanas han sido señaladas por el peligro que supone el auge del yihadismo y la dificultad para investigar.

0

Mientras Artur Mas incluye en sus listas a un individuo considerado un islamista radical, varios informes han señalado en los últimos años a Barcelona y Cataluña en general como uno de los puntos calientes del yihadismo en Europa. Un informe de EEUU publicado por El País avisaba de que Cataluña debía ser vigilada y controlada por su condición de puente hacia el Mediterráneo y el grado de implantación de las comunidades paquistaní y marroquí en Barcelona. También aludía a la actividad islamista en otras localidades, como Reus, Badalona y Hospitalet y hablaba de la "preocupación" en la inteligencia estadounidense, que hacía que esta región de España se hubiera convertido en prioritaria para el departamento de Estado.

El documento, además, defendía la creación de una unidad de inteligencia especial para controlar la amenaza yihadista en la zona, que tendría como centro de operaciones el Consulado en Barcelona. El objetivo, controlar la circulación de personas entre Cataluña, el sur de Francia y países como Argelia, Túnez y Marruecos.

En España, las pesquisas sobre el islamismo radical en Cataluña se han topado con dificultades como los problemas para infiltrarse en las estructuras de las organizaciones yihadistas. Un informe del Departamento de Inteligencia sobre el islamismo radical en España, avisaba de que estos grupos "desconfiaban enormemente de los conversos" aunque fueran "musulmanes desde hace años", por la "sospecha" de que hubiese entre ellos "infiltrados de los servicios de inteligencia". Los conversos, apuntaba, debían ir "un poco más lejos que los demás" para demostrar su “lealtad”.

El islamista de CiU

Entre las operaciones del CNI contra el islamismo en Cataluña destacó la expulsión de Noureddin Ziani, un dirigente islamista "con el que Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) contaba para atraer hacia el independentismo a las numerosas comunidades islámicas de Cataluña", según contó en su día El País. Llevaba afincado en Cataluña catorce años.

El CNI también puso sus ojos en la financiación de actividades islamistas en Cataluña. Otro informe de 2011 destacó cómo países musulmanes financiaban comunidades islámicas, y cómo estos fondos acababan a menudo en manos de organizaciones yihadistas radicadas en España. Entre las conclusiones de este documento destacaba el peligro que suponían estas subvenciones, que favorecían la aparición "de guetos y sociedades paralelas" y "tribunales y policías islámicas al margen de la legalidad".

En España

    0
    comentarios

    Servicios