Menú

El presidente del Barcelona confirma que Guardiola será el entrenador

Los malos resultados cosechados por el Barça llevaron a su presidente a aportar por Guardiola, una decisión que en su día pareció arriesgada.

0

Tal día como hoy, 8 de mayo, pero de 2008, Libertad Digital contaba en su portada que Joan Laporta designó a Josep Guardiola como el sustituto de Rijkaard al terminar la temporada 2007-2008. El dirigente del club azulgrana felicitó al holandés por "el excelente trabajo y comportamiento" que mostró y entre cuyos frutos destacaron dos Ligas y la segunda Champions del club.

La decisión se tomó un días después de la dolorosa derrota ante el Real Madrid que les dejó sin la segunda plaza de la Liga. La Junta Directiva del Barcelona confirmó que Frank Rijkaard no iba a seguir siendo el entrenador del club en cuanto acabara la temporada. Laporta dijo de la elección de Guardiola que garantizaba "la continuidad del ideario futbolístico que nos ha llevado a los éxitos", así como que tenía "los conocimientos, la ilusión y la autoconfianza para conseguir éxitos".

Casi un mes después del anuncio, Pep Guardiola y Tito Vilanova firmaron el contrato que les permitiría hacerse cargo del primer equipo las dos próximas temporadas. El técnico catalán, que dijo que era "una responsabilidad inmensa", reconoció que no se esperaba una carrera tan meteórica en los banquillos ya que, en un año, pasó de ser un entrenador sin experiencia a hacerse cargo de uno de los mejores equipos de Europa. "Todo ha ido muy rápido. Hace poco decidí entrenar y, de repente, hoy hemos oficializado una cosa que el presidente ya hace unos días anunció", declaró el ex futbolista azulgrana en la web del club.

El último día de agosto de 2008 debutó el Barcelona con una derrota por la mínima contra el Numancia. Se dijo que el nuevo Barcelona de Pep Guardiola fue incapaz de encontrar el camino del gol y cuyo ataque fue superado en todo momento por la defensa numantina. Ocho días después de debutar, Guardiola dijo ser el único culpable del resultado y eximió de cualquier responsabilidad a sus jugadores. Aseguró que "la responsabilidad es únicamente mía" y que creían que no supo "transmitir" a sus futbolistas lo que quería de ellos en el estadio de Los Pajaritos y que el equipo "igual no se dio cuenta” de que no estaba interpretando correctamente las consignas que daba desde el banquillo.

Tras ese mal comienzo, el equipo de Guardiola ganó la Liga, la Copa del Rey y la Champions en esa misma temporada y lo completó a la siguiente con la Supercopa de España, la de Europa y la Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios