Menú

Loquillo arrincona a Ramoncín en una entrevista

El cantante se mostró orgulloso por haber pertenecido a la SGAE y aseguró que no se benefició económicamente aunque posteriormente fue imputado.

0
El cantante se mostró orgulloso por haber pertenecido a la SGAE y aseguró que no se benefició económicamente aunque posteriormente fue imputado.

Tal día como hoy, 9 de febrero, pero de 2011, Libertad Digital contaba en su portada la entrevista que hizo Loquillo a Ramoncín para la revista Rolling Stone. El artista catalán le preguntó por la SGAE y cómo después de 12 años sin grabar un disco se mete a eso, con "todas las hostias que te han dado, que son muchas".

Ramoncín sacó pecho y negó que aceptar el cargazo en la entidad de Teddy Bautista fuera "una postura arriesgada. Era maravilloso. Me voy a la Asamblea ala que se echa de la SGAE a una panda que eran auténticos delincuentes, que hacen una cosa que se llama la rueda. Tú eres mi amigo, escribes una canción, y como eres mi amigo yo la meto en todos los repartos".

Pero la época dorada de la Sociedad General de Autores se acabó: "Hasta hace diez años, yo iba a una cosa a la SGAE y les decía a mis hijos pequeños: ‘joer, tenéis que estar orgullosos, junto a la placa esta de estos tíos que montaron esto para defender a los autores, estará el nombre de vuestro padre. Yo creo en la propiedad intelectual, como en la privada o en la industrial".

Además, no dudó en arremeter contra lo que se había convertido la SGAE tras su salida de la entidad: "Desde hace ocho o nueve años estando allí advertí de lo que iba a pasar. ‘Sa descojonao, sa descontrolao’, no han sabido explicar nada".

Meses más tarde pasó de la palabra a los hechos, de la defensa encendida de los derechos de autor en la SGAE a publicar el decimonoveno álbum de su carrera. Según dijo: "Ojalá me hubiese pasado la vida viviendo de los derechos de autor de mis primeras canciones". Y consideró que el haber defendido los derechos de autor y haberse erigido en altavoz de la SGAE le puso una diana encima.

Por eso, protestó porque dejó "una parte de mi vida ahí y le ha costado mucho a mi imagen sin recibir nada a cambio, no digo económicamente, sino de reconocimiento moral". Según dijo, "el tiempo ha demostrado que yo de la SGAE no he vivido. Allí he hecho un trabajo, del que ahora personal y emocionalmente me arrepiento, porque creo que no ha valido la pena".

En diciembre del año 2012, el juez Pablo Ruz le citó como imputado en el marco del caso SGAE por los delitos de apropiación indebida, administración desleal y falsedad documental. El juez se basó en un informe aportado por la Guardia Civil en la cual se analizaron facturas emitidas por el cantante o por su editora musical Júpiter Musical S.L. al grupo SGAE entre 2004 y 2012, por un valor total de 170.552 euros.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios