Menú

Santiago González: ¿Y si los españoles además de "tontos" son "pertinaces"?

Encuestas y más encuestas. La prensa habla más ya de nuevas elecciones que de pactos.

12
Santiago González: ¿Y si los españoles además de "tontos" son "pertinaces"?
Santiago González. EsRadio

El Mundo dice que "el PP podría gobernar con C's ante el desplome de Podemos". Parece, dice el editorial, que "el electorado se ha movido hacia el centro derecha, mientras que Podemos sufre un importante retroceso". A ver si el electorado deja de moverse, que nos van a marear. Lo que parece que sí hay es "un alto porcentaje de electores que prefieren elecciones", que están hasta la coronilla de tanto pacto. "Si no se llega a un acuerdo antes del 2 de mayo y los partidos persisten en sus actuales tácticas, solo las urnas podrán dirimir quién gana y quién pierde en este juego en el que cada formación parece pensar más en sus intereses que en los de la nación", dice resignado. Santiago González es uno de los que no ve ya otra solución. "Todas las salidas son malas, incluso la gran coalición que el irresponsable Sánchez no ha querido explorar. Uno se inclina por la repetición de los comicios. Mala salida, que ni siquiera va a cambiar mucho los resultados. Pero ofrece a los españoles la oportunidad de rectificar. Y si no quieren, si amén de tontos se revelan pertinaces con tanta información, pues allá ellos", dice autoexcluyéndose del grupo de españoles tontos. Incluso puede que de los españoles en general. Jorge Bustos pone a Rajoy como ejemplo de español pertinaz, que no tonto. "Los que piensen que el numantinismo marianista toca a su fin, no se han enterado aún de que estamos ante el principio de su obra culminante: es ahora, en el mes que resta hasta la convocatoria electoral y la posterior campaña, cuando se pondrá a resistir de verdad". Y ahí le tienes, tan pancho. "Todo va saliendo según sus cálculos".

El País lanza uno de sus titulares entre aviso y amenaza. "Líderes del PSOE advierten a Iceta de que no ceda al independentismo". Si tiene tentaciones que se acuerde de Pere Navarro, que se empeñó en apuntarse al derecho a decidir y mira dónde está. Por cierto, ¿dónde está? El editorial es muy crítico con la moda de consultar con las bases a todas horas. "La excesiva cautela de los dirigentes principales puede complicar la nueva ronda negociadora. No quieren equivocarse por sí mismos ni hacerlo solo en compañía de los más próximos. Es difícil ejercer así un claro liderazgo y hacer creíble que buscan desatascar la formación de Gobierno. Más bien parecen guarecerse por si hay nuevas elecciones". Otros que no son tontos.

ABC dice que "el desgobierno secesionista bloquea la gestión en Cataluña". Desgobierno, bloqueo. Y luego dirán que no son españoles. En el editorial piden un "gran pacto"… por la educación. "Es la hora de que PP y PSOE dejan a un lado sus diferencias políticas para alcanzar un consenso de Estado para garantizar una educación eficaz en beneficio de España". No se ponen de acuerdo para un pacto para gobernar España y lo van a hacer por la educación. Isabel San Sebastián atiza a Rajoy precisamente por no moverse, "ni se ha molestado hasta ahora en mover ficha. Permanece a la espera, sin descolgar el teléfono, culpando a todos los demás de no querer hablar con él y rechazando de plano la idea de ofrecer su cabeza, abrasada, a cambio de hacer valer la magra victoria de sus siglas. Se considera víctima de una inexistente conspiración urdida contra el PP, a la vez que trata de silenciar cualquier voz crítica no solo en los medios de comunicación al alcance de sus pretorianos, sino hasta en su propio partido". Carrascal se ha enfadado con las encuestas y ha decidido vivir al margen de ellas -"se han convertido en creadoras de opinión pública, en vez de reflejo de ella"-, dice. Así que solo se fía de su intuición, que le dice que "unas nuevas elecciones tendrán poco que ver con las anteriores", con un electorado "polarizado entre izquierda y derecha". O sea, la vuelta del bipartidismo. Ya le gustaría a él.

La Razón dice que "Rajoy aguarda al 'último momento' para conseguir la gran coalición", y lleva un traking electoral que dice que "PSOE y Podemos caen en vísperas de la reunión a tres". De Ciudadanos nada, eso es que van como una flecha. De hecho Marhuenda se mete con Rivera en el editorial, buena señal para Ciudadanos. Dice que "hay que remarcar el papel desconcertante que está jugando Ciudadanos, un partido que había apoyado la gran coalición y que decidió firmar un acuerdo con el PSOE con la muy ingenua intención de que socialistas y populares acercaran posiciones, aun sabiendo que Sánchez nunca lo aceptaría". Pues hijo, tan ingenuo como el titular de tu portada y de tu editorial -"la gran coalición, la única opción fiable que sigue en pie"-. "Albert Rivera tuvo la posibilidad de jugar a fondo el pacto con el PP como principio para la gran coalición, pero eligió, por error o intencionadamente, a la pareja de baile que más pisotones da". Pero qué dices Marhuenda, fue Rajoy el que rechazó reunirse siquiera con Rivera porque sus 40 diputados no le sirven. "No son imprescindibles", ¿te suena? Otro editorial examinando el tracking habla del PP, que "se mantiene como la fuerza más votada con un levísimo ascenso", del PSOE, que "retrocede mínimamente", de Podemos, que sufre "desgaste". Pero ni palabra de Ciudadanos. Así que me voy a buscar el dato, que hallo escondidito en el texto. "La mejora de Ciudadanos es más acentuada" que la del PP. Ahora se explica el cabreo de Marhuenda.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco