Menú

Una exaltada Marta Rovira intenta tapar la decepción de ERC por el tercer puesto

Los separatistas de Junqueras no lograron superar a la formación de Carles Puigdemont, Juntos por Cataluña.

0

ERC no cumplió su objetivo. Los separatistas de izquierdas no lograron superar a la formación de Carles Puigdemont, Juntos por Cataluña. A pesar de una campaña en tono victimista, con su líder, Oriol Junqueras, en la prisión de Estremera, los republicanos se quedaron en los 32 escaños, a dos de la antigua Convergencia, que llegó a los 34. Más de doce mil votos separaron a una formación de otra.

Desde Bruselas, Carles Puigdemont y los suyos consiguieron dejar atrás a una ERC con Marta Rovira a la cabeza. El motivo para su disgusto era doble. Por un lado, haber quedado por debajo del PDeCAT y, por otro, la victoria de la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Decepción

Una exaltada Marta Rovira compareció con el 98% escrutado evitando hablar de su resultado y destacando la mayoría absoluta del separatismo. Intentaba contener su decepción por no ser el partido independentista más votado.

A gritos desde el escenario, destacó que sus "condiciones no eran fáciles", que "el independentismo había vuelto a ganar" y que "el señor Rajoy había perdido las elecciones". "La República ha ganado al 155", continuó para después pedir "negociación" al Gobierno y que libere a "los presos políticos".

Felicitó a Juntos por Cataluña, a ERC, a la CUP e incluso a Ciudadanos. A su lado, Carme Forcadell le tuvo que recordar al encarcelado Oriol Junqueras. "Viva Oriol", terminó Rovira su discurso mientras Tardá, Mundó o Romeva, también sobre las tablas, contestaban inmediatamente con otro "viva".

La noche se fue torciendo

La supuesta alegría de la número dos de ERC en el escenario contrastaba con la decepción de su público que comenzaba a marcharse. La tarde electoral no había comenzado mal. Raül Romeva llegaba optimista hasta el que fue su cuartel electoral, la Estación del Norte de Barcelona. "Necesitamos ganar y ganaremos", comentaba en inglés con uno de sus compañeros.

"Optimista" también se sentía el exconsejero de Justicia Carles Mundó. Pero la noche se fue torciendo a medida que pasaban las horas. Los dirigentes separatistas se refugiaron en una sala del recinto a la espera de que los porcentajes diesen la vuelta, pero no sucedió.

El recuento fue sosegado y los ánimos fueron apagándose hasta que se confirmó el resultado. Pasadas las once de la noche, el bronce era para ERC.Tras horas sin comparecer y habiendo llegado a esa sede por la puerta de atrás, Rovira tuvo que dar la cara para celebrar la victoria del separatismo ya que la de ERC, a pesar de lo que decían algunas encuestas, no se produjo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios