Menú

La corbata del Rey escandaliza a los separatistas

Un periodista de TV3 denuncia que la seguridad del estadio intentó quitarle un silbato e hizo llorar a su hijo de once años.

0
Un periodista de TV3 denuncia que la seguridad del estadio intentó quitarle un silbato e hizo llorar a su hijo de once años.
La corbata rojiblanca del rey coincide con los colores del Sevilla. | EFE

Una corbata a rayas rojas y blancas es la última gran ofensa de España a los catalanes, según el nacionalismo. Se trata de la corbata que lucía el Rey en la final de Copa celebrada en Madrid. El diario nacionalista de José Antich, exdirector de La Vanguardia, afirma que tal prenda ha provocado una "tempestad política". Alude a un trino de Josep Costa, diputado de Junts per Catalunya y vicepresidente primero del Parlament: "Si no estuviéramos escandalizados por el secuestro del color amarillo, lo estaríamos por la corbata del Rey de España. El mensaje político (sin duda intencionado) es de una hostilidad sin precedentes hacia todos los seguidores del Barça. Lo da todo por perdido".


También el editor nacionalista Eduard Voltas hacía mención a la corbata en su cuenta en Twitter: "Ayer el Estado hizo una exhibición pública de debilidad. El himno a todo trapo para tapar inútilmente la pitada, requisa de elementos amarillos, control fotográfico de los silbadores, un Rey aislado incluso en la entrega de medallas a los jugadores (y con corbata con los colores del Sevilla)...".

El escándalo de la corbata se conjuga con el triunfalismo catalanista. La referencia editorial de La Vanguardia, Pilar Rahola, recogía en su cuenta un vídeo de unos seguidores barcelonistas cantando "Els Segadors" en la plaza Major ante un grupo de policías. "Hoy en Madrid, Cataluña triunfante", escribía para acompañar las imágenes.

También destaca entre las reacciones separatistas la del periodista de TV3 Óscar Armengol, quien emitió un trino para contar que miembros de la seguridad del recinto intentaron decomisarle un silbato. Su resumen de la peripecia es el siguiente: "Agradecido a los culés que han impedido que la seguridad del Metropolitano nos sacara de los asientos en la final de la Copa por negarme a entregarles un silbato. Han hecho llorar a mi hijo de once años, pero ha visto cómo la dignidad, la democracia y la libertad están por encima de la injusticia". El mensaje también adjunta un vídeo en el que se aprecia una discusión en la que media un aficionado con camiseta azulgrana y bandera española mientras una persona grita en catalán que no tienen miedo y que no han hecho nada malo.

En España

    0
    comentarios