Menú

Pilar Rahola tritura a Godó con un discurso incendiario

Cataluña vuelve a las portadas por el pollo del racista Torra y el traslado de los golpistas.

0

El Mundo denuncia el "escarnio independentista ante la pasividad de Sánchez". Francisco Rosell echa humo con las "evasivas" del presidente del Gobierno ante las peroratas enloquecidas del presidente del Gobierno "lazi" catalán, como le ha bautizado Pablo Planas. "Desconciertan y desalientan tanto la pasividad de Sánchez como sus palabras". "No busco la confrontación", dijo el iluso. Dos no pelean si uno no quiere. "La condescendencia de Sánchez con los independentistas no se acaba en su silencio ante el escarnio de los golpistas en EEUU. Su estéril empeño apaciguador tampoco ha servido para evitar el acoso de los radicales a Felipe VI ayer en Gerona". La turba "lazi" "organizó una intimidatoria operación de presión sobre el jefe del Estado. Una provocación avalada por la ausencia de representantes de la Generalitat y de las administraciones locales en la entrega de premios. Vergonzoso". Si Sánchez quiere arrastrase como un gusano, que lo haga solito. Gistau corrobora lo que estos días se viene reprochando al presidente de la puerta falsa. Que los Reyes están "muy solos". "No los arropó ni el Gobierno, que no envió a nadie de peso político para mitigar la soledad ni aun disponiendo de varios ministros catalanes, alguno de los cuales hasta se hizo una reputación antaño como azote del nacionalismo sectario". Sánchez ha dado la "consigna de no agraviar, no molestar, declarar culpable de todo al gobierno anterior". Claro que, Gistau, si la memoria no me falla Rajoy también dejó solo al Rey en Cataluña. Pobre Felipe. Federico Jiménez Losantos comenta la entrevista de ayer a Casado. "Pocas veces, si alguna, he visto a un político reclamar el liderazgo de un partido de forma tan apabullante como Pablo Casado ayer en esRadio". "Era la actitud del líder que le ha faltado al PP. Por supuesto, no fue un calentón. Es imposible improvisar en diez minutos un programa completo de reconstrucción del partido y una idea de España para gobernarla (…) Como líder, quemó sus naves: dijo que va a ganar, claro, y que le han ofrecido unirse a Soraya y a Cospedal, pero que no aceptará ningún cargo y que no se siente representado. Que lo que él quiere es recuperar a San Gil y Ortega Lara. Y que, si pierde, no se va, se queda. Así, ganará". Pues como pierda más le vale que funde otro partido. Con el desmelene de ayer lo van a fundir.

El País se cae del guindo. "Torra complica la distensión con Cataluña impulsada por Sánchez". "La situación en Cataluña está lejos de la normalización". ¿Pero de verdad Sánchez y El País creen que se puede hablar con estos locos de atar? Pues parece que sí. "Sánchez mantiene inquebrantable su voluntad de diálogo con la Generalitat y no dejará que nada perturbe este objetivo". Pues hala, chaval, tú mismo te estrellarás. "El Govern planta al monarca", dice. Se olvida de señalar que el Gobierno también.

ABC dice que "el Rey defiende una Cataluña de todos y para todos". Eso ya no es posible, a ver si vamos abriendo los ojos. Álvaro Martínez comenta con gracia el pollo de Torra ayer, que fue a EEUU con "el tradicional gimoteo cagalástimas". "A los del coro y las danzas catalanas les sentó fatal escuchar las verdades del barquero que cantó el embajador". Quién lo iba a decir de Morenés, se ha convertido en un héroe nacional. "Tan esperpéntica fue la gira de Torra –supremacista, racista y xenófobo, según Sánchez– que solo faltó que aparecieran por allí unos tipos con capirotes blancos y antorcha al grito de auxilio de uno de los nuestros". Qué va, Álvaro, estaban allí, eran los de los coros y danzas catalanas, es sólo que han cambiado de atuendo. Ahora llevan un lazo amarillo.

La Razón anuncia que "el juicio del procés se aplaza hasta después de la municipales de 2019". Madre de Dios, esto va a ser eterno. Marhuenda dice que "el rey honra a la Cataluña tolerante". "Lo anormal y preocupante es que la propia Generalitat haya renunciado a la convivencia democrática y cívica". De eso hace más de un lustro, Marhu, hijo. "El rey volvió a mostrar su moderación, tolerancia, respeto y convicciones democráticas". ¿Y eso de qué sirve ante una turba de lunáticos fanatizados? En La Razón se habla mucho del PP. Antonio M. Beaumont dice que Casado "tiene el mérito de haber soliviantado a Maíllo por levantar acta, allí donde va, de los problemas internos que tiene el partido. Hora es que alguien ponga el grito en el cielo por las muchas goteras del PP". José María Marco también apuesta por Casado porque rompe con "el cierre elitista" del PP, y tiene "ideas", eso "que tanto se echa en falta en el PP en la actualidad". Parece que no es solo Casado el que se ha quitado la faja.

La Vanguardia se derrite con Sánchez. "Sánchez acelera el traslado de los presos a Catalunya". Dice el editorial que "es una buen noticia, que contribuye a desinflar el conflicto entre el independentismo catalán y el estado español. Desde la llegada de Pedro Sánchez a la Moncloa se han reiterado en ambos bandos los deseos de diálogo". Sí, ayer el bando de Torra estaba superdialogante. La Vanguardia defiende a Morenés, que "cumplió con las obligaciones de su cargo". Y advierte a los torras que "mejor sería que desistieran de su estrategia de confrontación, recordaran los usos diplomáticos y contribuyeran con gestos conciliadores, en la medida de sus posibilidades, a la buena marcha de una próxima negociación". Para dar ejemplo, su columnista de cabecera, Pilar Rahola, habla de "brutalidad represiva", una "represión" de la que el PSOE fue "cómplice". "Imaginar que un cambio de gobierno representaría automáticamente un cambio de paradigma, con olvido de la represión incluido, era considerarnos unos tontos inconsistentes". Y "Morenés pronuncia un discurso agresivo que menosprecia a los millones de catalanes soberanistas mientras el ejecutivo español lo aplaude". Esta es la diplomacia y conciliación del señor Godó.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco