Menú

El 'pablista' que devolvió tres veces su gazpacho y otras anécdotas de la guerra de comidas

Se acerca la hora de la verdad en el duelo pepero pero con Cataluña tenemos para todo el verano y más.

0
El 'pablista' que devolvió tres veces su gazpacho y otras anécdotas de la guerra de comidas
La guerra de comidas del PP. | EFE

El Mundo abre con que "Llarena pierde la fe en la UE y deja en fuga permanente a Puigdemont". Hala, ya es libre de esparcir veneno por Europa. Le deseamos mucho éxito. Sobre el PP dos titulares bastante curiosos en portada. "Casado recupera el frente antisoraya y Santamaría pide no arrinconar al PP". ¿Casado y sus chicos no son del PP? Dentro se explica mejor el periódico de Rosell. "Santamaría pide no arrinconar al PP a la derecha". ¿No es de derechas el PP? Será porque ella es la candidata de Zapatero y toda la izquierda que jamás la votaría. Dice el editorial que qué bien que el PP haya hecho primarias al fin, que hayan desterrado el dedazo, etc. "Pablo Casado representa una renovación quizá paradójica, puesto que ha enarbolado el retorno a un discurso fuerte de resonancias aznaristas, pero cuenta a su favor con el factor generacional con la falta de erosión por su ausencia en los gobiernos de Mariano Rajoy. Soraya Sáenz de Santamaría proyecta la imagen de la experiencia en la gestión pese a que su perfil ideológico tan difuso como el del propio marianismo (…) Quienquiera que gane tiene el derecho a fijar el rumbo político del partido conforme a su propia personalidad pero tiene también el deber de integrar al derrotado para salir reforzados y unidos y a ejercer la oposición al Gobierno más débil de la democracia. No es el PP el que se juega mucho en la elección: es España". Si España ha resistido la embestida independentista seguro que es capaz de salir adelante pase lo que pase en el PP. Federico Jiménez Losantos cree que todo depende de lo que haga hoy Rajoy. "Mariano puede hacer un canto de amor a la responsable directa de todas sus catástrofes, entre las que podrían incluir su lamentable ocaso, o hacerle, como vulgarmente se dice, la cobra, o sea dejar que se acerque al otro -u otra y castigar con un desvío humillante la confianza del engañado". Y es que cuenta Federico una compleja "conjura" de Soraya para heredar a Rajoy en vida que explicaría "la actitud no muy complaciente de La Razón con Soraya". Pinche aquí para leerla con detenimiento. En este resumen, sólo les cuento que le salió el tiro por la culata y "ahora asistimos a la devolución de la venganza". "Todo queda en manos de Mariano: puede fingir que ella siempre le fue fiel o puede hacer como que es realmente neutral, en cuyo caso Delenda est Sulfúrica. Pronto saldremos de dudas". Lo que no se entiende es si Rajoy quería que Soraya le sucediera por qué no dimitió antes de que se votara la moción de censura dejando el camino libre a su vice en lugar de regalarle la Moncloa a Pedro Sánchez, dejar plantado a su partido días después y a su gente en la puñetera calle. Lo mismo también se lo explica esta tarde.

El País dice que "Llarena rechaza la entrega de Puigdemont por malversación". Ninguna opinión al respecto. Sobre el PP dice que "la recta final de las primarias exhibe la división del PP". Por cierto que el periódico que salvó Soraya le arrea hoy un bofetón. "Santamaría rechaza ser entrevistada por El País". Pues qué boba, la hubieran tratado como a una reina. Josep Ramoneda nos da una idea del giro que ha dado el periódico desde que lo dirige Soledad Gallego-Díaz. "Dos meses es poco para saber si el electorado está dispuesto a premiar a quien busque soluciones política (en Cataluña) y a castigar la intransigencia" (PP). Casado es "un defensor sin complejos de la derecha de siempre" qué barbaridad, cómo se atreve, ser de derechas y decirlo, dónde se ha visto. Y Soraya "la culpable del atasco actual" en Cataluña. "¿Algún día se impondrá en la derecha el principio de responsabilidad?". El sectarismo de El País de Gallego está dejando a Público y el diario de Escolar en la extrema derecha.

ABC dice que "Santamaría y Casado se atribuyen una holgada victoria". Pero, alerta Bieito Rubido, "el que diga que sabe quién va a ganar el congreso del PP, miente". Chupi, emoción hasta el final. "Los militantes y simpatizantes populares buscan un nuevo líder, pero más aun, un programa ilusionante, valiente y transformador que les devuelva la confianza en esa España que, con las ideas claras, ha contribuido a hacer mejor". Pues no piden na, los del PP. Hoy, uno de los columnistas más linsonjeros con Rajoy, José María Carrascal, saca los pies del tiesto. Rajoy "tiene una deuda con su partido: explicar por qué tiró la toalla de forma tan súbita e inesperada (...) Sería una buen despedida". Eh, todos tenemos derecho a saberlo, no solo su partido. Ha influido en toda España. En cuanto a Llarena, dice el editorial que "el Supremo no agacha la cabeza". "El proyecto de un espacio judicial penal común para la UE ha quedado en papel mojado". Pero "gracias a la determinación del TS, España no será víctima de este despropósito". "Llarena también acierta al descartar una cuestión prejuidical ante el Tribunal de Justicia Europea a la que debería haber acudido el tribunal alemán, cuyos jueces no se han conformado con usurpar las funciones de sus colegas españoles, sino que además han hecho lo mismo con el tribunal europeo". Gracias, señor Llarena, que les den.

La Razón ya conoce el resultado de las primarias. "PP: 71% vs. 63%". El 71 para Casado y el 63 para Soraya. Ya veremos si acierta. El editorial aplaude que Llarena "ha tomado la única decisión posible" y "deja en evidencia la justicia alemana", que hizo "abuso de posición y sobreactuación antijurídicas tan impropias como intolerables". "Con su grotesca actuación vaciaron el principio de reconocimiento mutuo y de confianza recíproca". El trabajo de Llarena "ha sido y es ejemplar". Pilar Ferrer nos cuenta anécdotas de la guerra de comidas del PP. La de Pablo "tuvo guasa y anécdotas varias. La broma albergó su centro en los emblemas del PP", "de la gaviota al cóndor", jua, jua, "soltó uno de los comensales mientras sorbía un frío gazpacho que le devolvió tres veces al camarero de turno por quejarse de demasiado pepino. 'Esto repite', dijo alegando a su estómago". No quiero ser susceptible, pero ¿trata de decirnos Pilar que los de Pablo son unos pijoteros? Mientras los de Pablo se quejaban del gazpacho en un asador, los sorayaos se conformaban "con una modesta pizza". Allí estaban los pobretones del PP, Arenas, Montoro, Báñez. Lo mismo era la primera pizza de su vida. "Mientras en la comida pablista triunfó el gazpacho y el jamón, hablando de los estudios en el extranjero de los hijos de algunos de ellos, en el ágape de los sorayos hablaron de la salvaje subida de impuestos de Sánchez. 'Es lo que quiere oír nuestra militancia, esgrimía sin descanso Fátima Bañez, sabedora ella de la sensibilidad trabajadora". Me quedo con la duda de si esto es una ironía de Ferrer. Eso sí, qué alivio no tener que haber estado en ninguna, menudo peñazo.

La Vanguardia dice que "Llarena renuncia a juzgar a Puigdemont". Le falta al titular la parte de "sólo por malversación". Dice el editorial que ahora Puchi "podrá desde Wateroloo hacer saltar por los aires la dirección del PDCAT, implementar el Consell de la República o poner en marcha la Crida Nacional". Incluso ya que está en Waterloo podría aprovechar para proclamarse Napoleón Bonaparte.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios