Menú

El PP: "Es Sánchez el que tiene que contestar a Rivera"

Fuentes populares recuerdan que, en los últimos meses, Casado ya ha hecho a Sánchez todas las propuestas que pone encima de la mesa Rivera.

0

La propuesta de Albert Rivera al PP para estudiar una abstención conjunta a la investidura de Pedro Sánchez a cambio de que el presidente del Gobierno en funciones acepte tres compromisos ha pillado a los dirigentes populares con el pie cambiado.

Pasadas las doce del mediodía, Rivera hacía desde la sede de Cs esta oferta que incluía tres condiciones que el PSOE debería aceptar para lograr su abstención: que en Navarra gobierne Navarra Suma, que no se suban los impuestos y "planificar" la posible aplicación del 155 y que no haya indultos a los separatistas. Minutos antes de esta comparecencia, el líder naranja llamaba a Casado para informarle de sus intenciones sin darle mucho margen de maniobra.

Casi una hora después, y tras analizar la situación, reaccionaban en Génova. Fuentes populares explican que comparten estas peticiones que Rivera pone sobre la mesa ya que son las mismas que, en los últimos meses, le ha hecho Pablo Casado al presidente del Gobierno en funciones. Propuestas que "hasta ahora ha rechazado", añaden dejando claro que es "Sánchez el tiene que contestar a Rivera".

"Pablo Casado está dispuesto, como siempre ha hecho, a reunirse tanto con Albert Rivera como con Pedro Sánchez", añaden, pero muchos en las filas populares creen que los socialistas "buscan ir a elecciones y no van a hacer ningún esfuerzo por evitarlo".

"Propuestas que ya ha hecho Casado"

En el PP tratan de hacer ver que Rivera no les ha "robado la iniciativa" ya que todas las propuestas que ha hecho el líder de Cs "las había planteado antes Casado". Además, los más críticos apuntan a que "Rivera lo está haciendo por puro cálculo electoral".

Sobre la petición del líder naranja de que no se suban impuestos, fuentes populares explican que Casado acudió el pasado mes de mayo a la Moncloa, nada más celebrarse las elecciones generales, "y ofreció a Pedro Sánchez un acuerdo en política fiscal y presupuestaria y consensuar una actuación conjunta en Cataluña", añaden.

También recuerdan que "en su segunda reunión con Pedro Sánchez, tras las elecciones municipales y autonómicas, Pablo Casado añadió a su ofrecimiento de acuerdo un pacto para que los constitucionalistas gobernaran en Navarra incluso aceptando el voto afirmativo de los parlamentarios de Navarra Suma a su investidura". Pero "en los acuerdos de gobierno de ayuntamientos y comunidades autónomas, Pedro Sánchez ya decidió por la vía de los hechos. En Navarra, pactando con Bildu; en varias instituciones de Cataluña, pactando con los independentistas; en ayuntamientos y comunidades autónomas, pactando con Unidas Podemos".

Insisten desde la dirección del Partido Popular en que "en la sesión de investidura, Pedro Sánchez dio un portazo a todos estos ofrecimientos, dejando claro su deseo de formar un gobierno progresista de izquierdas para derogar las medidas del gobierno del PP, presentar de nuevo los presupuestos pactados con Unidas Podemos y apelar al diálogo con las formaciones independentistas".

Estas fuentes añaden que fue en el último pleno celebrado en el Congreso, Pedro Sánchez "volvió a rechazar la mano tendida de Pablo Casado para llegar a pactos de Estado. Además de los tres acuerdos citados y los cinco planteados por Sánchez en agosto de 2018 (infraestructuras, defensa, justicia, violencia de género y pensiones), otros relativos a educación, ley electoral, agua y despoblación", sentencian.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios