Menú
La prensa de un vistazo

Yolanda Díaz: "Sonrisa y majaderías a lo 'Barrio Sésamo' tan inofensiva como un teleñeco"

Van cayendo las consecuencias de las europeas. Yoli se quita un muerto de encima pero se queda con las perras, el pisito y el coche oficial.

Van cayendo las consecuencias de las europeas. Yoli se quita un muerto de encima pero se queda con las perras, el pisito y el coche oficial.
La vicepresidenta segunda y líder de Sumar, Yolanda Díaz interviene en el acto de campaña electoral de la formación celebrado este martes en Gijón. EFE/Juan González. | EFE

El Mundo

"Puigdemont vislumbra ya su investidura en un Parlament presidido por Junts". Que tiemble Illa. Y luego la Yoli, lo poco que nos ha durado. "Yolanda Díaz finiquita su quinto proyecto y aboca a la izquierda a la enésima refundación". En cristiano, que ha dimitido de todos los cargos menos de la vicepresidencia del Gobierno que le garantiza la pasta, el piso y el coche oficial.

"El PSOE pretende convertir su nuevo fracaso electoral en una derrota dulce, pero la realidad es que la debilidad del presidente se ha visto claramente agudizada y ha abierto una doble crisis política en dos escenarios vitales para el Gobierno", dice el editorial.

"Por un lado, su propio socio de coalición se desmembra tras su debacle del domingo, con la renuncia de Yolanda Díaz como dirigente de Sumar, aunque no como vicepresidenta. Por otro lado, sus aliados independentistas han entregado la presidencia del Parlament catalán a Junts, y en concreto al ex preso del procés Josep Rull, en una decisión que no sólo implica una abierta desobediencia al Tribunal Constitucional (TC), sino que anticipa la designación de Carles Puigdemont como candidato a la investidura". Redondo. "Por ahora, y a la espera de lo que ocurra con Salvador Illa, hay un hecho claro: el nuevo presidente del Parlament de la amnistía -firmada ayer por el Rey- y de la «concordia» ya anuncia que permitirá tramitar iniciativas secesionistas, aunque ello le obligue a «asumir responsabilidades» ante el Constitucional. Así empezó el procés". Pues hala, vuelta a la casilla de salida.

Arcadi Espada está muy cabreado. Con Illa, primero. "Estaba en su mano librar a la Cámara catalana de la infección independentista y le habría bastado ofrecer a los Comunes y al Partido Popular un pacto para asegurar esa mayoría en la elección del presidente y en la composición de la mesa". Pero sobre todo con el PP, por supuesto. "Su actitud refleja la absoluta falta de grandeza y de sentido estratégico de la política española. La elección de Rull se decidió en dos votaciones. En la segunda y definitiva se trataba de elegir entre el independentista y la candidata socialista, Sílvia Paneque. Si el Pp y Vox la hubiesen votado, la presidencia sería hoy socialista. No lo hicieron. Prefirieron el voto en blanco. Es decir, y por mucho que digan, un voto de indiferente conformidad. Ni por un momento se les pasó por la cabeza que el voto realmente dañino para el supuesto pacto tácito entre Illa y el independentismo pasaba por hacer presidente al socialista mediante una fecundación contranatura". Ay, Arcadi, parece mentira que lleves tantas décadas como líder de opinión. Aquí solo cuenta que Sánchez siga en Moncloa.

El País

"Sumar queda descabezada con la renuncia de Yolanda Díaz". Sumar siempre fue un invento de El País y los medios de Sánchez. El espacio de Yolanda, ¿recuerdan? Pues ahora le llueven las tortas.


Mariam Martínez Bascuñán dice que "el seísmo se ha producido aquí en el espacio de las izquierdas, concretamente en el de Yolanda Díaz. Y digo "espacio" porque es la moda que ha sustituido a lo que antes denominábamos simple y llanamente partidos. Lo llamo "de Yolanda Díaz" porque en Sumar se abrió paso una estructura cesarista". Llega a decir Bascuñán que "hay quien piensa que el problema de Díaz era la alargada sombra del sanchismo; su mayor pecado, según esa escuela de pensamiento, era el de tratar de matar a Podemos. Pero quizá su mayor error fue dejarlo agonizando". ¿Agonizando? Pero si echó a todo quisqui de las listas, les dejó sin ministerios. "Díaz no entendió que todo aquel que pretende fundar un nuevo régimen debe mancharse las manos, matar al padre". Pero si nunca hemos visto un espectáculo tan cruel como el que ha dado Yolanda con Podemos.

Dice el editorial que "Díaz anunció en una comparecencia en vídeo y sin periodistas que el fracaso en las elecciones europeas hace necesario abrir "un debate" y que, para ello, abandona el cargo de coordinadora de Sumar sin renunciar al de vicepresidenta segunda del Gobierno de coalición y ministra de Trabajo". Qué cara más dura tienen. El carguito y el pastizal, es lo único que les importa.

"Apenas logró 240.000 más que Podemos (dos eurodiputados), cuyos dirigentes actuales han hecho de la competencia directa con Díaz una de sus principales razones de ser". Son malvados hasta con los suyos. Fue Yolanda la que traicionó a Podemos y dejó fuera de las listas a los que la habían nombrado a dedo y, posteriormente, les echó del gobierno. En fin, allá se maten entre ellos.

"Sánchez avisa a la Ejecutiva de que el PP se radicalizará por la presión de Vox y Alvise". Qué pesadito te estás poniendo, Pedrito. ¿Pero no estaba ya hiperradicalizado? ¿No era ya la ultraderecha de la ultraderecha? ""La ultraderecha tiene ahora tres cabezas", ha afirmado tras la reunión de la dirección socialista Esther Peña. En esa línea, la portavoz del principal partido del Gobierno ha acusado a Feijóo de "haberse desvelado como un "ultraderechista populista confeso" muy alejado de la aureola de "presunto moderado" con que relevó a Pablo Casado hace dos años al frente del PP". Que no, chicos, que nunca convenceréis a nadie de que Feijóo es un peligroso ultraderechista, que hacéis el ridículo. Aquí los únicos ultras son Sánchez y sus medios de comunicación, especialmente esta basura que dirige, dicen, Pepa Bueno.

ABC

"La coalición se agrieta". "Todo apunta a que la trayectoria política de Díaz está llegando a su fin", dice el editorial. Ya encontrará la manera de aferrarse a alguien como una garrapata para clavarle después un cuchillo. "Sin Yolanda Díaz, su grupo parlamentario está condenado a la disolución. Los intereses de Izquierda Unida, Comunes, Más Madrid o Compromís distan mucho de ser homogéneos y en ausencia de un liderazgo robusto es previsible que las diferencias comiencen a resultar determinantes en cada votación. Es más, una vez que el PSOE ha abandonado la centralidad política y se ha lanzado a conquistar votos a su izquierda e incluso entre los nacionalistas, las distintas siglas de Sumar estarán obligadas a diferenciarse si no quieren acabar condenadas a la más absoluta irrelevancia y fagocitadas por los socialistas". A ver, los socialistas se han convertido en una secta de ultraizquierda.

"Lo que nadie puede prever es cuánto tiempo querrá perpetuarse en el poder el presidente en una circunstancia de permanente provisionalidad en la que, a buen seguro, sólo podrá legislar mientras siga accediendo a satisfacer los chantajes de sus socios. Y puede que ni siquiera". Quedamos a la espera de la próxima jugada del caudillo.

Como dice Julián Quirós, "decimos hoy que estalla Sumar, pero en realidad no puede reventar algo que ni existe, que es pura ficción, la nada. "Y si Sumar ya era una farsa, su lideresa nunca superó la categoría de bluf o camelo, una broma como fuerza política que ha fracasado en todas las convocatorias electorales. Sonrisa y majaderías a lo 'Barrio Sésamo', Yolanda Díaz nunca tuvo base social propia, pero al menos era tan inofensiva como un teleñeco". Una creación artificial de la izquierda mediática que nunca llegó a la suela del zapato a Pablo Iglesias. "Ya no hay más izquierda que la del PSOE, una izquierda encabritada que tacha de ultraderechista todo lo que queda fuera de su espacio". Aunque no se lo crean ni ellos.

La Razón

"El líder del PSOE se prepara para atrincherarse en La Moncloa". Novedad. Jesús Rivases dice que "Pedro Sánchez es inescrutable, frío y calculador. Las fantasías, con un propósito, se las deja a Tezanos, gurú especializado en anunciar lo que no va a ocurrir, pero que algunos se creen y les lleva a votar al PSOE. El inquilino de La Moncloa, si alguna vez lo barajó, no adelantará ahora elecciones porque los resultados del domingo le anuncian un fracaso seguro". En ningún momento tuvo en mente adelantar elecciones.

Para el editorial, "el bloque gubernamental ha sufrido un serio varapalo en las elecciones al Parlamento Europeo cuyas consecuencias irán imponiéndose inexorablemente, aunque sólo sea porque en las democracias serias no es posible gobernar contra la mayoría social". El caso es que Sánchez siempre ha gobernado contra la mayoría social, apoyado en etarras y nacionalistas de todo pelaje.

"Sin embargo, y desde la experiencia acumulada con el personaje, todo indica que Sánchez tratará de mantener el Ejecutivo a toda costa, asumiendo el desgaste hasta la agonía, con la esperanza de un golpe de suerte o de un cambio dramático en la situación política general que le favorezca. Será difícil, porque a su alrededor se derrumban los partidos que le apoyan, pero él apenas cosecha esos votos". Ojo, que ya hemos matado a Sánchez muchas veces.

En The Objetive, lo deja claro Antonio Elorza. "La vocación dictatorial de Sánchez busca la destrucción de todo aquel que se le oponga, sin reparar en los medios, configurando un régimen a su medida". Y Álvaro Nieto baja de las nubes a los del adelanto electoral. "Me gustaría ser algo más optimista, pero es imposible serlo en un país donde, después de todo lo que ha llovido, un 30% de los votantes piensa que Sánchez sigue siendo la opción más adecuada. Y ese enorme zurrón de votos no solo le avala en sus últimos movimientos, sino que le servirá de excusa para dar un giro más a la tuerca. Agárrense fuerte al asiento, que vienen curvas". Tenemos Sánchez para rato.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro