Menú

EEUU usó sus embajadas para espiar a la ONU

La nueva filtración de Wikileaks ha ido directa a dinamitar la diplomacia estadounidense. Ha hecho públicos documentos confidenciales en los que se desvela como Washington ordenó espiar a la ONU, lo que realmente opina de los líderes mundiales o los pagos secretos por acoger presos de Guantánamo.

LIBERTAD DIGITAL
0

La filtración más temida por el Departamento de Estado de EEUU ha llegado. Después de desvelar documentos sobre la guerra de Irak el mes pasado, Wikileaks ya alertó de una próxima filtración, de mayor envergadura y que afectaría de lleno a la diplomacia estadounidense. Y así ha sido. El Departamento que dirige Hillary Clinton hizo correr la voz de alarma entre las Delegaciones diplomáticas de más de 15 países de que esta iba a producirse, consciente de que sería irrefrenable su publicación.

El portal sueco filtró esta colección de más de 250.000 documentos secretos a cinco periódicos mundiales "hace semanas", tiempo en el que han estado buceando en el torrente de información. Los elegidos han sido The New York Times en EEUU, The Guardian en Inglaterra, Der Spiegel en Alemania, Le Monde en Francia, y El País en España. Este domingo, las ediciones digitales de estos rotativos publicaban conjunta, e instantáneamente las claves de todos estos documentos, que los cinco rotativos coinciden en calificar como "la mayor filtración de la historia". Un varapalo en toda regla a la diplomacia estadounidense.

El grueso de estos documentos se trata de telegramas confidenciales entre EEUU y sus embajadores por todo el globo, con información sobre líderes mundiales, junto a datos de cariz más sensible sobre proliferación nuclear, terrorismo o corrupción. Como ya ha reconocido Hillary Clinton, la información podría dinamitar las relaciones de EEUU con sus principales aliados.

Estas son las claves de lo desvelado:

  • EEUU emplea a sus embajadores como una red de espionaje

Según recogen las cabeceras 'elegidas', la filtración de mayor calado respecta a la misión secreta de los embajadores estadounidenses en el exterior. Wikileaks ha filtrado decenas de mensajes del Departamento de Estado solicitándole a su personal en las embajadas de 38 países que recopilen información como tarjetas de crédito u horarios de trabajo de mandatarios y políticos. El País desvela el caso paradigmatico de Paraguay donde se solicita información como el escáner del iris de cuatro candidatos presidenciales, sus huellas dactilares, y muestras de ADN.

The Guardian incide en el tipo de información de solicitada a los embajadores, y asegura que se trata de: "Detalles técnicos de los sistemas de comunicaciones empleados por los altos funcionarios de la ONU, incluyendo contraseñas y claves de encriptado tanto para redes públicas como privadas". El Departamento de Estado, solicita además "información Biométrica de funcionarios de la ONU, incluyendo subsecretarios y cabezas visibles de las agencias".

Una "auténtica red de espionaje" dice el rotativo inglés, que alcanza su punto más caliente en lo tocante a Naciones Unidas. El secretario general de la ONU, Ban ki Moon, es objetivo primordial para la diplomacia estadounidense, y lo son también sus misiones más delicadas y sus principales oficinas. En los cables con concretas instrucciones, se califica esta nformación como "inteligencia humana", lograda a través de la relación informal.

Aunque, en casos como el que señala el New York Times, la información que demanda la diplomacia estadounidense insta a sus funcionarios al más puro espionaje: "En un cable dirigido a varias embajadas de África se pide detalles sobre instalaciones militares, como aeropuertos y acuartelamientos, equipamiento militar, incluyendo número y estatus operativo". Y continua: "Detalles de las armas adquiridas por el Gobierno y los rebeldes, incluyendo negociaciones, contratos, entregas, términos de la venta, calidad de las armas y precios". ¿Quién firma los documentos que instan al espionaje? "Hillary Clinton en julio de 2009", asegura The Guardian.

  • Los favores de EEUU para ‘reubicar’ presos de Guantánamo

Los cables diplomaticos filtrados por Wikileaks también sacan los colores a la diplomacia estadounidense en el asunto de los presos de Guantánamo. Las prisas para "deshacerse" de los presos, reubicándolos en otros países quedan al descubierto con las "técnicas de convicción" empleadas con varios países para que "acogieran" a algunos de ellos.

A Bélgica, le aconsejaron que aceptase estos presos, porque era una "vía barata" para que lograr "prominencia" en Europa. También el archipiélago de Kiribati, en la zona central oeste del Pacífico, recibió incentivos valorados en millones de dólares por acoger un grupo de presos de Guantánamo. En otras ocasiones, EEUU ofreció una entrevista con Obama, como "premio" por acoger reclusos en su territorio, como en el caso de Eslovenia, recoge NYT.

  • Putin, Ahmadineyad, Merkel, Putin y Sarkozy en el punto de mira

A buen seguro que otra de las filtraciones que levantará más ampollas son los cables en los que funcionarios norteamericanos envían informes sobre los líderes mundiales. Su lenguaje crudo e informal deja algunas perlas para el recuerdo.

Putin: Los cables desvelan que la conexión del Kremlin con la mafia rusa es mucho más que una sospecha. La diplomacia estadounidense no tiene duda de que quien mueve los hilos en Rusia es Vladimir Putin: "Es un hombre machista, lo que le permite conectar muy bien con Silvio Berlusconi". Según The Guardian, varios cables llegan a definirle como un "alpha dog", es decir el perro al que la jauría se arroga, incidiendo en su carácter despótico y autoritario.

Médvedev: El presidente ruso es "el robin de batman" aludiendo a Putin como el superhéroe líder .

Berlusconi: La diplomacia estadounidense no ve con buenos ojos la relación del líder italiano con Putin. The New York Times asegura que los funcionarios estadounidenses enviaban cables detallando las fiestas privadas de Il Cavaliere, así como otra serie de aspectos de índole personal. "Irresponsable, ineficaz e inútil". Son los tres calificativos que más repiten los cables, según el rotativo inglés.

Hamir Karzai: Según The Guardian, es definido habitualmente por la diplomacia estadounidense como una persona "impulsada por la paranoia".

Sarkozy: los documentos relacionados con el inquilino del Elíseo confirman la desconfianza profunda de en Sarkozy. Se piden insistentes informes sobre sus acciones en el exterior, asegurando que:"Tiene un estilo personal, autoritario y susceptible", informan los cables.

Cristina Fernández Kirchner: el Departamento de Estado estadounidense duda de su estado mental, y llega a pedir informes al respecto.

Los servicios diplomáticos se muestran pesimistas con las consecuencias de la filtración, según recoge Le Monde: "Es un revés histórico para la diplomacia norteamericana". Habrá que esperar, porque los diarios prometen más datos en los próximos días

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation