Menú

Sarkozy denuncia el "plan de depuración religiosa de Oriente Medio"

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, denunció hoy un "plan particularmente perverso de depuración religiosa en Oriente Medio", tras el atentado que el pasado viernes costó la vida a 23 coptos en Egipto y la persecución que sufren algunas comunidades cristianas en esa región.

0

"No podemos tolerar lo que cada vez se parece más a un plan particularmente perverso de depuración religiosa en Oriente Medio", aseguró Sarkozy en un discurso de Año Nuevo ante las autoridades religiosas de Francia.

El presidente francés se refirió al atentado de la pasada Nochevieja en Alejandría, pero también a las bombas depositadas la víspera en casas de cristianos de Bagdad y al atentado que dos meses antes perpetró Al Qaeda ante la catedral siria de la capital iraquí.

Por primera vez acudió al discurso de Año Nuevo del presidente a las autoridades religiosas el representante de la comunidad copta en Francia, párroco de la iglesia de Chatenay-Malabry, a las afueras de París, que ha sido recientemente objeto de amenazas racistas.

El presidente aseguró que ha pedido que se tomen en serio esas amenazas y que se protejan las celebraciones navideñas de esa comunidad.

Sarkozy señaló que "en Irak como en Egipto los cristianos de Oriente están en su casa y, la mayoría de ellos, desde hace 2.000 años", al tiempo que aseguró que "no se puede aceptar que esa diversidad humana, cultural y religiosa que es la norma en Francia, en Europa y en la mayor parte de los países occidentales, desaparezca de esa parte del mundo".

"Los derechos que están garantizados en nuestra casa a todas las religiones deben ser recíprocamente garantizados en otros países", agregó.

El presidente se presentó como garante del laicismo del Estado y advirtió que "ninguna religión puede ocupar el espacio público", aunque todas tienen derecho a que sus fieles "pueda rezar en lugares dignos".

"La República protege con sus leyes y su autoridad las religiones y el ejercicio de sus cultos, pero no dejará que ninguna religión imponga su ley", afirmó.

Sarkozy mostró su preocupación por la publicación de un sondeo que muestra que más de un tercio de los franceses y de los alemanes consideran a los musulmanes como una amenaza y pidió que se combata ese sentimiento "irracional" con "el conocimiento mutuo y la comprensión del otro".

"El Islám no tiene nada que ver con el rostro repugnante de esos locos de Dios que matan tanto a cristianos como a judíos, a suníes y a chiíes. El terrorismo fundamentalista mata también a musulmanes", aseguró.

En Internacional

    0
    comentarios
    Acceda a los 12 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD