Menú

Sendero Luminoso, ¿otra vez?

Algo ocurre en el Perú que comienza a preocupar. Aunque pequeños grupos de Sendero Luminoso resisten en zonas de la selva y sierra, ahora un vídeo muestra a jóvenes pidiendo la libertad de Abimael Guzmán, líder del sanguinario grupo terrorista, en la histórica Universidad de San Marcos de Lima.

0

Para muchos, el grave problema del terrorismo en el Perú era una historia acabada pero lo cierto es que en algunas zonas de la sierra y selva se mantienen algunos grupos que siguen apoyando a la locura subversiva que ha dejado en el país más de 70.000 muertos en los últimos 30 años. De esos terroristas se ocupa ya el Ejército peruano pero ahora ha surgido un nuevo problema que recuerda mucho los primeros pasos de Sendero Luminoso a inicios de la década de los 80.

Hace pocos días, apareció un vídeo en internet con un acto de unos 50 seguidores de Abimael Guzmán -el líder de SL- en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) de Lima, conocida por ser la más antigua de América (1551). Como no podía ser de otra manera, las alarmas se han encendido en todo el país y gran parte de los dirigentes políticos ha pedido la inmediata respuesta del Gobierno para cortar de raíz cualquier posibilidad de que ese centro de estudios vuelva a convertirse en el caldo de cultivo de hace tres décadas. Incluso se han repartido octavillas que defienden la "lucha armada".

Ante la presión política y mediática, el propio presidente Alan García ha señalado este mismo jueves que no pedirá permiso a las autoridades universitarias para ingresar al campus si se confirman actos de apología al terrorismo: "Lamentablemente, los años 70 y 80 fue allí, en Huamanga por ejemplo, en una universidad donde germinó, se cocinó y se conspiró para crear Sendero Luminoso. Tontos seríamos si permitiéramos que vuelva a suceder. No voy a pedir permiso a nadie para ingresar a la universidad si veo que eso vuelve a ocurrir".

Pese a esas palabras, aparentemente firmes ante esta amenaza, los peruanos no han podido dejar de recordar las primeras noticias de la aparición de Sendero Luminoso. Los primeros actos ocurrieron en las cercanías de la ciudad de Ayacucho, en la sierra del Perú, una de las zonas más golpeadas por el terrorismo. De hecho, durante las elecciones generales de mayo de 1980 quemaron papeletas y asaltaron puestos de votación en zonas rurales. Ante esas evidencias, el entonces gobierno de Fernando Belaunde Terry (1980-1985), uno de los políticos más respetados del país, no reaccionó a tiempo y el propio presidente señaló que se trataba sólo de "abigeos" (ladrones de ganado) de la zona. Lo que ocurrió en los siguientes años demostró que el error había sido mayúsculo.

Años después, Sendero Luminoso comenzó a entrar en los centros de educación superior y la UNMSM de Lima fue el blanco perfecto. Ahí logró ingresar sin problemas ante la pasividad del primer gobierno de Alan García (1985-1990) y fue sólo con Fujimori como presidente que el Ejército entró de una manera enérgica para limpiarla de terroristas. De hecho, en algunos casos la estrategia no fue la correcta y es por esa razón que el entonces presidente cumple una pena de 25 años por crímenes de lesa humanidad.

Las autoridades de la universidad intentaron reaccionar haciendo público una nota de prensa en la que señalaban que "el rectorado ratifica su decisión de seguir colaborado permanentemente con el ministerio del Interior y Ministerio Público en fin de esclarecer totalmente los sucesos ocurridos en la Ciudad Universitaria". Sin embargo, en declaraciones a un diario local, el rector Luis Izquierdo dijo que las noticias aparecidas en los medios de comunicación no eran sino una exageración y además se negó a asistir a la Comisión de Educación del Congreso peruano al que fue convocado para explicar la filtración terrorista.

Este vídeo aparecido en internet llega además en plena polémica por la puesta en libertad de terroristas. La primera de ellas fue la ciudadana estadounidense Lori Berenson, miembro del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA), -de cuya liberación se mostró satisfecho sin ninguna clase de rubor Bill Clinton durante una visita a Lima hace sólo algunos días- que pese a ser sentenciada a 20 años de prisión, fue liberada a los 15 años al acogerse a beneficios penitenciarios, una norma que el actual gobierno de Alan García se ha encargado de derogar. Ahora vive en Miraflores, un distrito limeño que sufrió uno de los ataques más fieros de Sendero Luminoso el 16 de julio de 1992 con un resultado de 25 muertos. En los próximos meses podrían salir de las cárceles otros importantes cabecillas terroristas.

Con estos antecedentes y sobre todo ante la buena situación de la economía -el país ha tenido un crecimiento del 9,26% en el mes de abril, el Perú sabe que no quiere volver a esa oscura época dominada por el enloquecido y sanguinario terror de Sendero Luminoso. Ahora, el gobierno de turno necesita reaccionar y no mirar hacia otro lado como ocurrió hace varias décadas.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios