Menú

La policía cree que ETA tiene algún tipo de infraestructura en Madrid

Los terroristas de ETA hicieron estallar este lunes una furgoneta-bomba frente a la sede principal de Ferrovial (adjudicataria del AVE vasco). La Policía sospecha que la organización terrorista podría tener algún tipo de infraestructura en Madrid.

Iñaki Anasagasti equipara el atentado y la decisión del TS
REACCIONES al atentado de ETA
El TS anula las listas de Askatasuna y D3M
0
Los terroristas de ETA hicieron estallar este lunes una furgoneta-bomba frente a la sede principal de Ferrovial (adjudicataria del AVE vasco). La Policía sospecha que la organización terrorista podría tener algún tipo de infraestructura en Madrid.
Un agente de la Policía, en los restos de la explosión.
L D (Agencias) Sobre las 9.00 de la mañana una furgoneta-bomba hizo explosión frente a la sede de la citada compañía en el Campo de las Naciones de Madrid, una hora y media después de que los Bomberos de la Comunidad, la Cruz Roja y el Samur recibieran un aviso en nombre de la banda terrorista. El atentado ocasionó daños materiales en los edificios colindantes, en un puente bajo el que fue aparcado y en más de 60 vehículos estacionados en la zona.

 

Cuatro llamadas alertaron sobre las 7.34 de la llamada de la colocación de un vehículo provisto de explosivos a la altura del número 42 de la calle de la Ribera del Loira de Madrid. Minutos después, agentes de la Policía Nacional acordonaron y desalojaron a centenares de empleados que trabajaban en las inmediaciones, donde finalmente a las 9.00 horas estalló una furgoneta Peugot Partner, a la que los etarras no había doblado las matrículas.

La explosión, que se oyó en varios municipios madrileños, dejó un cráter en el suelo de tres metros de diámetro y provocó retenciones de tráfico de hasta 10 kilómetros en toda la zona que rodea el Campo de las Naciones, en dirección a la carretera A-1. Ante el aviso de bomba, se cortó también durante 45 minutos la línea ocho del Metro de Madrid entre las estaciones de Mar de Cristal y Barajas.

Rotura de cristales y de falsos techos

La explosión causó la rotura de cristales y de falsos techos en edificios de oficinas próximos a la explosión, así como daños materiales, pero no estructurales, en un puente cercano de la M-40. Así lo indicaron fuentes de Emergencias Madrid, que señalaron que la onda expansiva causó daños a 60 vehículos y destrozos materiales, aunque no estructurales, en edificios del entorno a la calle Ribera del Loira.

Once unidades y 25 sanitarios del Samur, apoyados por efectivos de Protección Civil, permanecieron durante horas en el lugar de la explosión de manera preventiva, al igual que las cinco dotaciones de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid y de los 30 agentes de este Cuerpo que también se desplazaron a la zona tras haber apagado el vehículo explosionado

Asimismo, los bomberos comrpobaron el estado de un puente de la carretera de circunvalación M-40, próximo al lugar de la deflagración, y constataron que no presenta daños estructurales, aunque sí materiales, según fuentes de Emergencias Madrid.

Tarjeta prepago

Todo apunta a que los terroristas sustrajeron la furgoneta durante después de la medianoche en el municipio madrileño de Navalagamella, a unos 45 minutos por carretera del lugar del atentado. Con un móvil de tarjeta prepago telefonearon a los Bomberos de la Comunidad de Madrid a las 7:34 y cuatro minutos después a Cruz Roja y al Samur. Que las llamadas se realizasen desde la propia región, sumado a que el vehículo se robó apenas unas horas antes del atentado, hace pensar a los investigadores que ETA dispone de algún tipo de infraestructura en Madrid.

A las 8.13 horas, la Policía ya había localizado la furgoneta y comenzaba el desalojo de las empresas ubicadas en la zona. El dueño del vehículo, que reside en Pozuelo de Alarcón, no había denunciado todavía el robo.

Esta no es la primera vez que los pistoleros se detienen en la localidad de Navalagamella. En mayo de 2005, una pareja de etarras se detuvo en esta misma localidad para montar un coche-bomba, que acabó explotando horas después en el barrio de San Blas y causando heridas leves a 52 personas.

Por su parte, el parque ferial Juan Carlos I ya fue objeto de otro atentado cometido por la organización terrorista hace justo cuatro años. El 9 de febrero de 2005, los terroristas colocaron un coche-bomba junto a la plaza de Don Juan de Borbón, avisando con apenas 40 minutos de antelación en el mismo día en que los Reyes inauguraban la feria ARCO.

Atentados contra Ferrovial

ETA atentó este lunes contra una de las compañías participantes en la construcción de la red ferroviaria de alta velocidad denominada coloquialmente como "Y vasca", después de advertir en un comunicado fechado el pasado 21 de enero de que el "proyecto destructor" del TAV y los trabajadores que en él participan seguirán siendo uno de sus objetivos hasta que "suspendan" las obras. Ferrovial, en alianza con Fonorte, se adjudicó en 2007 un subtramo del proyecto que unirá Legutiano-Villarreal de Álava con Escoriaza. La banda también reivindicó entonces el asesinato del empresario Ignacio Uría, responsable de Altuna y Uria.

De hecho, la organización ya dirigió sus ofensivas contra Ferrovial en 2001, cuando asesinó al subdelegado de la compañía, José Edmundo Casañ Pérez-Serrano. En ese momento, ETA desarrolló desde 1989 una campaña de amenazas y atentados contra las obras de la autovía de Leizarán que se extendió hasta su inauguración, seis años después.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios