Menú

La lista del decretazo 15: el cuento de nunca acabar

León Felipe, viejo poeta español, sabía todos los cuentos y sabía que la inocencia del hombre se ahoga con cuentos.

0

Uno de ellos fue el cuento de la honradez, es decir, el cuento de no aprovecharse de las mieles del poder, el cuento de permanecer íntegros y desinteresados en el manejo del dinero público, en el respeto de la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos para acceder a puestos administrativos y empleos públicos. Ya sabemos un cuento más. Sigamos con nuestra lista.

José María Domenech Mata es un alto funcionario de la consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía que ha conocido y conoce todos los caminos y todos los atajos. No sabemos si ama al PSOE, pero sí sabemos que ama a su familia. El camino del nepotismo no sólo se ciñe a la oligarquía del PSOE andaluz sino que habita asimismo entre algunos altos funcionarios heredados.

Domenech, además, es administrador del Centro Docente María Sociedad Anónima, A41059403, a cuyo desarrollo, a partir de una guardería y del centro Celemín, la Junta nunca opuso reparo alguno. Domenech fue asimismo administrador de Celemín SA.
 

Don Manuel Barrios en su serie "Oposiciones con trampas" ya denunció con pelos, señales y valor, los procedimientos de la Junta de Andalucía en las oposiciones ordinarias. En 1998, desveló que cinco grupos de opositores habían denunciado las pruebas por irregularidad manifiesta. Y decía Barrios que "la cúpula de Gobernación ha convocado pruebas selectivas, por el sistema de concurso oposición «libre», para el ingreso en el Cuerpo de Auxiliares Administrativos, Código D 1000. Magnífica iniciativa, si no fuera porque en tal convocatoria se detecta una ilegalidad que puede ser recurrida, ante el Tribunal Constitucional o ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo, de manera fulminante. El punto 1,4 de las bases dice que «para acceder a la fase de oposición será necesario obtener en dicha fase de concurso una puntuación mínima de 4». Esto es anticonstitucional y socava los cimientos de la función pública, ya que los puntos han de sumarse siempre al final de la oposición si los aspirantes han aprobado, nunca antes ni poniendo una barrera para colocar a los amigos del poder.

Sólo por esto, ya merecería investigar el memorial de oposiciones de la Junta andaluza.

Pero es que además, los miembros del tribunal hablaban por sí mismos. Presidenta, Julia Serrano Checa, antigua interina del Grupo A, ex secretaria general técnica de la Consejería de Gobernación y entonces secretaria del Instituto Andaluz de Administración Pública cuyo director era Juan Luque Alfonso, "de quien me dicen que pertenece al Grupo A «gracias a unas oposiciones organizadas por su amigo Antonio Torres, alcalde del Ayuntamiento de Lebrija". Serrano Checa fue imputada en el Juzgado de Instrucción n. 17, que investigaba el «caso Impiasa» e Imprenta Mora (tragaperras de Écija), del caso Juan Guerra, por adjudicaciones irregulares y gastos electorales fraudulentos. Su amigo el viceconsejero la mandó un año entero a su casa, para que estudiase. "Por supuesto, añade Barrios, en las oposiciones del año 94, con su amigo Juan Luque custodiando la caja fuerte que guarda los exámenes, la señora Serrano aprobó las del Grupo A..."

Presidente suplente de este tribunal era Francisco Sanabria Estévez, jefe del Servicio de Legislación en la Secretaría General Técnica de la Consejería de Gobernación, puesto de trabajo conseguido a dedo, sin concurso de méritos.

Pero, y es lo que nos interesa, miembro de aquel tribunal era José María Domenech Mata, "antiguo letrado de AiSS (funcionario, por la cara, del Sindicato Vertical del Movimiento: oposiciones con los libros encima de la mesa). Jefe del Servicio de Formación Ocupacional en la Consejería de Trabajo, tuvo que marcharse «deprisa y corriendo», hace cuatro o cinco años, al descubrirse presuntas irregularidades en los pagos de subvenciones a las empresas que organizan los cursos. Luego fue "adjunto al director general de Política Interior con nivel 30, secretario de la Comisión del Juego y Apuestas de Andalucía, involucrado en la escandalosa adjudicación del Casino de Sevilla, por tener que informar las diferentes propuestas. Todos los puestos que ha ocupado en la Junta de Andalucía han sido gracias al dedo del poder, con magníficas retribuciones, jamás sometido a concurso de méritos y, por tanto, muy agradecido al mencionado dedo".

Y terminaba Barrios con una pregunta: "¿Acaso es posible pensar en la profesionalidad e independencia de unos estómagos agradecidos a la Consejería de Gobernación?

Pues viene esto a cuento porque José María Domenech Gómez, hijo del ya mencionado Domenech Mata, trabaja en el GREA, Grupo de Rescate y Emergencias de Andalucía, al menos desde 2007. Pero no figuraba en las listas de especialistas admitidos para las pruebas, que obran en nuestro poder. ¿Y cómo entra uno en el GREA sin estar en la lista de los que iban a hacer la oposición? A lo mejor iba en la lista de Jefes.

Y además, ha sido representante de sus compañeros por CC.OO.

Y ahora añadamos algunos nombres más a la lista:

Según la documentación de ABC, Egmasa contrató el 5 de marzo de 1998 al ex alcalde de la localidad granadina de Cúllar, Angel Martínez Lara, para realizar tareas comerciales, preferentemente ante las corporaciones locales. Este contrato de seis meses fue prorrogado seis más desde el 5 de septiembre al 4 de marzo del año siguiente. En concreto, su trabajo era el de efectuar «gestiones de mediación y venta de los productos, servicios y actividades en general de la empresa». Igualmente, la empresa «facilitará a Angel Martínez Lara los nombres de los clientes a los que, en la zona objeto de este contrato, el trabajador habrá de prestar sus servicios». Las zonas geográficas del contrato eran las provincias de Almería, Granada, Málaga y Jaén.

No tiene que ver con nuestra lista pero es gracioso. Al llegar a su nuevo destino en la Delegación de Jaén de la Consejería de Empleo la nueva delegada, Irene Sabalete Ortega, nombrada hace unos meses con el mérito de ser hija del Alcalde de Torre del Campo (PSOE), Blas Sabalete Ruiz, tomó conciencia de que necesitaba un asesor, alguien que le organizara su agenda, alguien que fuera "su mano derecha". Y fichó para tal cargo al encargado de mantenimiento. Si, si, el que enciende y apaga las luces, el que cambia las bombillas, el que pone la calefacción por las mañanas, etc. ataviado con su bata azul. Alejandro Rodríguez Hornos se llama y trabaja en la planta 5ª de la Delegación de Trabajo, en la C/Esteban Ramirez de Jaén.

Tal vez Sabalete y Hornos se conocían anteriormente. Tal vez en la Utedlt Loma Occidental (Unidad Territorial de Empleo y Desarrollo Local y Tecnológico). Indicios hay en Facebook.

Pero Hornos tenía experiencia porque aparece como asesor en los convenios colectivos de la construcción en los que participaba la Delegación.

Hay quien cree que es cuñado o sobrino de Gaspar Zarrías Arévalo, pero tal coincidencia resulta increíble. "El arquitecto", le llaman.

Por cierto que Blas Sabalete fue imputado por la Fiscalía en 2010 por no ordenar el inicio de expedientes sancionadores contra infractores de irregularidades urbanísticas. El Delegado del Gobierno y Vicesecretario Provincial del PSOE en Jaén llegaron incluso a decir que lo apoyarían si quería ser de nuevo candidato.

La semana que viene seguiremos.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Trabajo recorta de nuevo las pensiones máximas por la puerta de atrás
    2. La "enfermedad" de Sánchez que aterroriza al PSOE
    3. Rivera tacha de "populista" a VOX y asegura que no estará en la negociación andaluza
    4. Rufián, indignado con Iglesias: "Mientes a sabiendas y marcas un antes y un después"
    5. Un impactante vídeo muestra cómo casi asesinan a tiros a Frank Cuesta
    0
    comentarios

    Servicios