Menú

Y siguen las maniobras contra María San Gil...

Lo que le faltaba a María San Gil era aparecer descrita por Leopoldo Barreda en un libro de María Antonia Iglesias y que la conversación entre la polémica periodista y el político se celebrara en junio, en plena cacería. Cumpliendo consignas.

Entre el desconcierto y la indignación, por Regina Otaola
San Gil: el capítulo más negro de la crisis, por Ignacio Villa
1
Lo que le faltaba a María San Gil era aparecer descrita por Leopoldo Barreda en un libro de María Antonia Iglesias y que la conversación entre la polémica periodista y el político se celebrara en junio, en plena cacería. Cumpliendo consignas.
María San Gil.
(Libertad Digital) La que fuera directora de Informativos de TVE –hoy agitadora de tertulias– presume de que en su libro Memoria de Euskadi "todos lo cuentan todo". De hecho el subtítulo del volumen reza así: "La terapia de la verdad. Todos lo cuentan todo". Y uno de los que ayuda a María Antonia a construirlo es Leopoldo Barreda.
 
La consigna que aquellos días se lanzó contra San Gil se cumple a la perfección. María está alterada, María no se ha repuesto del atentado de Goyo Ordóñez, María ha estado enferma, "Arriba España, María"… Otro ejemplo, el de Barreda, que según Maria Antonia Iglesias, dijo esto:
 
  • [María San Gil] estaba alterada y afirmaba sin ningún pudor: "Pero ¿no os dais cuenta?, No es a nosotros,... es a mi a la que la gente quiere. Porque yo soy el referente nacional, yo soy el referente moral, yo soy la que tiene los votos, a la que más quiere la gente de toda España y a la que quieren las cámara".
 
El problema es que esa supuesta frase de María San Gil la deberían haber oído más personas porque, según Barreda, se pronunció en una reunión con otros miembros del partido que se celebró  tras el funeral por el guardia civil Juan Manuel Piñuel, asesinado por ETA en Legutiano. Pero no fue así. Ni Nerea Alzola, ni Santiago Abascal, ni Carmelo Barrio la escucharon. La terapia de la verdad de María Antonia parece que no funcionó con Barreda. 

En declaraciones a Libertad Digital TV, el ex número dos de San Gil y secretario primero del Parlamento vasco, Carmelo Barrio, aseguró que son "unas declaraciones injustas, inciertas y desleales. Conozco muy bien la situación y esa es la valoración más clara que puedo hacer de esa circunstancia. Él tendrá que decir que esas declaraciones son un error, pero también le digo que son injustas, inciertas y desleales".

En parecidos términos se expresó el diputado regional Santiago Abascal, quien tras recordar que, al igual que el resto del grupo popular en la Cámara de Vitoria, estuvo presente en la reunión, afirmó que esas declaraciones de Barreda "no responden a la verdad, porque en ningún momento María San Gil tuvo una expresión de esa naturaleza o de naturaleza parecida. A mí mismo me habría sorprendido de una manera tremenda".

Por último, la también parlamentaria vasca Nerea Alzola aseguró que "las palabras que se han puesto en boca de María San Gil son auténticamente falsas. No sólo no dijo ninguna de esas palabras que dice Leopoldo Barreda que dijo, sino que fue todo lo contrario". Según dijo, "ella iba con un carácter constructivo y quería oír las opiniones de las personas. María es un persona a la que no solamente le caracteriza la sinceridad, sino que también es una persona profundamente humilde. Ni cabe en ninguna cabeza que María haya podido decir algo semejante ni desde luego lo dijo. Yo estuve presente y en ningún momento dijo nada que se le pareciese".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios