Menú
Cristina Losada

Ruralex

Llega un nuevo ciclo electoral, eterno retorno, y el rural promete regresar a los programas de los partidos para otra de sus apariciones fugaces.

Llega un nuevo ciclo electoral, eterno retorno, y el rural promete regresar a los programas de los partidos para otra de sus apariciones fugaces.
El diputado por Teruel Existe, Tomás Guitarte | EFE

Los periódicos entrevistan cada tanto a personajes que fueron algo en su día, pero de los que no se sabe hace tiempo. Es lo que coloquialmente se conoce como un "qué fue de…". Y eso mismo es lo que habrá que preguntarse de aquella España Vaciada que en marzo de 2019 dio el do de pecho con una manifestación en Madrid y provocó uno de esos seísmos mediáticos de gran intensidad y breve duración. Porque cuando aparece algo novedoso, los medios se encargan de que deje de ser novedad con eficacia y rapidez vertiginosas. Igual, poco más o menos, que en la política. Así ocurrió que lo del rural, el mundo olvidado, según decían, estuvo en el candelero el tiempo necesario para llegar a las generales con alguna entidad, y tras materializarse en un diputado y dos senadores para Teruel Existe, cayó otra vez en el olvido.

Llega un nuevo ciclo electoral, eterno retorno, y el rural promete regresar a los programas de los partidos para otra de sus apariciones fugaces. El Partido Socialista tiene la vista puesta en el campo, siempre desde la ciudad, y dice que la agenda rural será uno de los tres ejes —siempre son tres— de su campaña. Escarmentados por las autonómicas de Castilla y León, no quieren los socialistas que los partidos con más pegada en el mundo del campo, como son los provincialistas y Vox, les hurten votos y representación. De modo que van a incluir varias promesas, que seguramente ya habían hecho antes, y están perfectamente dispuestos a hacer aquello que tanto criticaban los de la España Vaciada: acordarse del rural sólo cuando hay elecciones.

Los socialistas, pese a todo, encaran esta batalla por el voto rural con una pequeña ventaja respecto a los rurales auténticos. Se la han regalado, como quien dice, los representantes de la España Vaciada que salieron de las generales de 2019, que son los de Teruel Existe. Porque sus representantes se han comportado en las votaciones prácticamente como si fueran del PSOE. El diputado Tomás Guitarte apoyó la investidura de Sánchez por aquello de facilitar la gobernabilidad, ha votado y por lo mismo, supongo, los distintos Presupuestos y ha sido un socio parlamentario de los más leales a la hora de convalidar el aluvión de decretos leyes del Gobierno.

Con este patrón de conducta, la cuestión que se le puede plantear a un votante de Teruel Existe y, por extensión, de cualquier otro partido de la España Vaciada es para qué son necesarios. Si los que han llevado a la España Vaciada al hemiciclo del Congreso votan en todo o casi todo como el PSOE, ¿por qué no votar directamente al PSOE? En el dilema del original o la copia, no siempre se prefiere al original, aunque se diga lo contrario, pero se suscita la duda y la duda, cuando hablamos de votar, tiende a llamarse abstención. Los de la España Vaciada tenían una buena causa. Pero no basta con una buena causa. La falta de autonomía política de quien la ha representado en el Congreso terminará de echarla a perder

Temas

En Opinión

    0
    comentarios