Menú
Sergio Valentín

Devolución rechazada

Al Real Madrid le avisaron, más de lo que hace Amazon de la gran oportunidad que tendría y la desaprovechó a lo grande, con un fútbol insípido.

Al Real Madrid le avisaron, más de lo que hace Amazon de la gran oportunidad que tendría y la desaprovechó a lo grande, con un fútbol insípido.
Vinicius, Kroos y Munuera Montero | EFE

En la vida hay que aprovechar las oportunidades que se te presentan. Muchas suelen llegar sin previo aviso, se presentan sin llamar a la puerta y ante la duda provocada por la sorpresa, se esfuman sin aprovecharla y en ocasiones es una oportunidad única. En el caso del Real Madrid no fue así. La oportunidad se les presentó con más avisos de los que realiza Amazon cuando haces un pedido. "Gracias por su compra: un Barcelona tocado tras caer eliminado en Europa League y perder en Almería está en camino", "Buenas tardes. Su compra, un Barcelona sin Lewandowski, Pedri y Dembelé, llegará a las 21:00 de este jueves", "Disculpe las molestias, pero hay un cambio de última hora: Andreas Christensen también causará baja. Esperemos no causarle demasiadas molestias". ¿Qué más necesitaba el Real Madrid para estar a la altura de las circunstancias? Quizá la afición podría haber creado un mosaico recordando los siete puntos que el Barcelona le saca en Liga. Sabiendo todas estas circunstancias, es inaceptable terminar el partido con cero tiros a puerta.

El clásico fue bastante flojo. De los peores en los últimos años. A veces no hay igualdad, como pasó en la Supercopa de España, pero al menos hay un equipo que si pone el nivel que se espera en este tipo de partidos. En este caso, ni uno ni otro. El tema es que uno debía aprovechar la oportunidad y el otro tenía que sobrevivir sin tres de los jugadores que dan sentido al ataque azulgrana. Y como para decirle algo al Barça, si fue a sobrevivir y se marchó con una victoria.

El encuentro del Real Madrid fue terrible. Sin ideas, como en tantos partidos en los que secan a Vinicius. Caótico tras el gol del Barcelona. Desesperante ante una defensa cerrada y poblada. Como en tantas ocasiones. Como sucedió hace una semana sin ir más lejos cuando el Atlético de Madrid estuvo a punto de llevarse la victoria con un futbolista menos. Y como pasó unas semanas antes ante el Mallorca. Es el mismo escenario de siempre, el muro que no saben cómo destruir. Jugando así es difícil pensar en una remontada en el Camp Nou, en un amago por pelear LaLiga y en la Champions League porque el Liverpool tiene que remontar tres goles, sino es probable que Jurgen Klopp hubiese imitado el sistema de Xavi, que es el mismo que el de Simeone. La diferencia es que Simeone cree en esta idea y Xavi la menosprecia.

Era complicado que el Real Madrid metiera mano al Barcelona tras el 0 a 1. Por la izquierda estaba un inmensurable Araujo, siempre ayudado por Busquets, de Jong y hasta por Raphinha. Cuatro contra uno. Vamos a la derecha y ahí nos encontramos con Fede Valverde, un excelente futbolista venido a menos sin espacios que atacar, esos metros que no te concede un equipo replegado. En la derecha sí había un lateral con profundidad y es probable que a estas horas Dani Carvajal siga realizando centros al área. Es una buena idea, pero para ello tienen que ir al lugar donde están sus compañeros y si es posible, que sean compañeros, en plural. Solo estaba Benzema que está, pero no está. Ya no puede disimularlo porque se pasó la mitad del partido andando. Hubiera sido una buena idea, ya que el Real Madrid hizo tantos centros, haber metido a Álvaro Rodríguez. El canterano mide 1,92 y tuvo dos remates peligrosos. Mucho merito el suyo porque entró en el minuto 84. Es alucinante que Ancelotti no le diera entrada antes. Por el nivel de Benzema, por el planteamiento del Barcelona, por la cantidad incalculable de centros laterales del Real Madrid.

La tardía entrada de Álvaro está a la altura de los cero minutos de Dani Ceballos o Marco Asensio. Otro de los recursos, del fútbol en general, para abrir defensas cerradas son los disparos lejanos. ¿Quién es el futbolista con el mejor disparo del Real Madrid? Valverde y Asensio. Tan cierto es que Ceballos ha bajado algo su rendimiento en los últimos partidos, como que el equipo no carbura cuando Kroos y Modric coinciden en el terreno de juego. Kroos y Modric no son incompatibles, pero hay que analizar los momentos de cada uno y los rivales. Contra un Barcelona al que quieres estrangular desde el primer minuto no es la mejor opción, pero se puede entender. Ya pasa a ser incomprensible cuando todos ven que no funciona menos el entrenador que los mantiene juntos 80 minutos.

No solo es este partido ante el Barcelona. Salvo la exhibición en Anfield, el Real Madrid últimamente me recuerda a mi madre. La pobre todavía no puede saborear la comida por culpa del Covid. Este Real Madrid es insípido. No tiene ninguna gracia, hace que pierdas tú interes en él. ¿Qué es? ¿Dulce o salado? ¿A qué juega? Sobre todo, ¿a qué juega cuando no tiene su día o frenan a Vinicius? Pues Ancelotti dijo que "estaba satisfecho con el partido". Si esto lo dice Xavi, le llamarían de todo.

PD: No le vale al Real Madrid excusarse en Munuera Montero aunque su arbitraje estuviera a la altura de la rueda de prensa de sus jefes. Permitió protestas inaceptables a los dos equipos, tuvo un criterio incoherente con los castigos disciplinarios sacando amarillas cuando no lo eran o no sacándolas cuando sí lo eran. Gavi sigue con su particular reglamento y Araujo hizo un trabajo perfecto ante Vinicius, pero es más fácil cuando no ves una cartulina.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso