Menú
José García Domínguez

Nos han llamado muertos de hambre

El tipo rubio de la extrema derecha holandesa nos ha llamado vagos, parásitos y muertos de hambre a todos los españoles. ¿Le ha replicado aquí alguien?

El tipo rubio de la extrema derecha holandesa nos ha llamado vagos, parásitos y muertos de hambre a todos los españoles. ¿Le ha replicado aquí alguien?
Geert Wilders. | EFE

España es, y con diferencia, el país más europeísta de Europa. Pero con mucha diferencia. Muchísima. No hay otro lugar en el continente donde la adhesión transversal a lo que representa la UE resulte ser tan unánime, indiscutida e indiscutible. Es mucho más europeísta que Italia, país fundador del Mercado Común donde el euroescepticismo, sin embargo, impregna el conjunto del arco parlamentario, empezando por la derecha dura en el poder. Es mucho más europeísta, por supuesto, que Francia, donde los alérgicos a la plutocracia de Bruselas constituyen mayoría entre la opinión pública. Es mucho más europeísta que la orgullosa y rebelde Grecia, huelga decir.

Y también es mucho más europeísta que nuestros modestos vecinos de Portugal, donde la pertenencia a la Unión no suscita fervores en nadie. Si bien el triste secreto de esa devoción europea de los españoles ya lo reveló Ortega en su tiempo. Los nuestros andan tan entregados a la idea de Europa no por lo que Europa les pueda dar —esas limosnas para los pobres el Sur que reparte de tanto en tanto la Comisión, los célebres fondos—, sino porque, al identificarse como europeos, pueden fantasear con dejar de ser lo que son y siempre han sido, o sea, españoles. Porque no otra resulta ser la verdadera trastienda de esa acomplejada querencia.

Que España no se respeta a sí misma es algo que yo siempre constato en la Estación de Atocha al ver esos trenes franceses de alta velocidad que cubren la muy rentable línea Madrid-Barcelona. Unos trenes de propiedad estatal, por cierto. Y es que otra escena similar resultaría imposible en París. Imposible porque Francia no toleraría que un tren AVE de Renfe explotase comercialmente la línea férrea París-Niza. Los rieles internos de Francia quedan únicamente para los trenes franceses. Es solo un ejemplo, pero ilustrativo. Se podrían poner otros mil. Hace unos días, ese tipo rubio de la extrema derecha, el que ha ganado en Holanda, nos vino a llamar vagos, parásitos y muertos de hambre a todos los españoles. ¿Le ha replicado aquí alguien? Pues lo dicho.

Temas

En España

    0
    comentarios