Menú
José García Domínguez

Tres escenarios

No son tres escenarios que se pueden producir. Son tres escenarios que casi con plena seguridad se van a producir. Sánchez no acaba vivo la legislatura.

No son tres escenarios que se pueden producir. Son tres escenarios que casi con plena seguridad se van a producir. Sánchez no acaba vivo la legislatura.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez participa en un acto sobre los mercados de carbono durante la COP28 | EFE

Escenario uno: elecciones vascas. Bildu, tras culminar el blanqueamiento definitivo de sus antecedentes biográficos, consigue obtener la mayoría, tanto en votos populares como en escaños, en el Parlamento de Vitoria. Pese a ello, una santa alianza de perdedores integrada por los socialistas y el PNV arrebata las mieles del poder institucional a los posetarras. La irritación de Otegui al ver quemado su último cartucho en un despacho de Ferraz alcanza dimensiones bíblicas. Así las cosas, lejos de cruzarse de brazos y asumir con resignación que siempre tienen que mandar los mismos, procede, primero, a romper el acuerdo tácito de legislatura con el PSOE en Madrid; y segundo, suscribe una entente estratégica con los cinco diputados díscolos de Podemos para, juntos y revueltos, torpedear la mayoría gubernamental en las Cortes.

Escenario dos: elecciones europeas. Un martirio mediático interminable para el Ejecutivo, un tormento cotidiano repleto de estampas lacerantes en territorio suizo, agonía escénica donde —día sí y día también— diplomáticos de países subdesarrollados ejercen como autoridad mediadora para que Gobierno de España y un prófugo negocien nadie sabe qué. Ante tal contexto, los comicios devienen en un plebiscito sobre la figura del presidente, sobre la legitimidad de su conducta. Todo un referéndum implícito en torno al proceder de Pedro Sánchez en la frontera de la legalidad que concluye con una derrota clara para su causa, al retraerse de acudir a la cita con las urnas una porción significativa de la base electoral socialista.

Escenario tres: elecciones catalanas. Pese a los esfuerzos de la Moncloa para invisibilizar al PSC y entorpecer su acción política, Salvador Illa consigue volver a ganar de nuevo los comicios autonómicos, esta vez aumentando todavía más la distancia en relación a los separatistas. Al tiempo, se confirma en las urnas la tendencia que las encuestas vienen reflejando desde hace tiempo, esto es, que los escaños separatistas quedan por debajo de la mayoría absoluta. Puigdemont, pues, resulta no pintar nada en Cataluña. No son tres escenarios que se pueden producir. Son tres escenarios que casi con plena seguridad se van a producir. Sánchez no acaba vivo la legislatura.

Temas

En España

    0
    comentarios