Menú
José García Domínguez

El voto inútil a Vox

Ana Pontón puede presidir Galicia en breve porque el testimonialismo marginal de Vox hurtará votos decisivos al PP.

Ana Pontón puede presidir Galicia en breve porque el testimonialismo marginal de Vox hurtará votos decisivos al PP.
El presidente de Vox, Santiago Abascal, apoya en un mitin en Galicia al candidato del partido el 18F Álvaro Díaz-Mella. | EFE

Ana Pontón nunca en su vida se ha fumado un porro. Lo confesó hace unos días en una entrevista televisiva. Y todos la creímos. Porque seguro que es verdad. Esas cosas se notan; y en Galicia, que encarna el rincón más socialmente conservador de España, tales perfiles gustan. Pontón, con ese aire suyo de chica formal salida de un colegio de monjas de los de antes, no inquieta, sino todo lo contrario, al público tradicional de la derecha autóctona, que ve en ella algo así como a la nuera ideal. En parte de ahí que el Bloque vaya a obtener en estos comicios, y por primera vez en la historia electoral de la demarcación, un porcentaje de votos estadísticamente significativo que procederá del PP. Un PP al que nadie puede acusar con justicia de estar haciendo una campaña precisamente brillante.

Porque lo de Galicia no va en broma: el domingo próximo pueden ganar la Xunta los independentistas. Y si no la ganan, se quedarán muy cerca de lograrlo. Todo dependerá de la abstención, por un lado, y del volumen de votos inútiles que vaya a Vox, por otro. El partido de Abascal está condenado a seguir siendo irrelevante en Galicia (solo cuenta con un único concejal, en la aldea orensana de Avión) por una razón básica que tiene que ver con la composición social del territorio. Y es que en Galicia no hay población foránea de ningún tipo, ni extranjera ni procedente del resto del país. La abrumadora mayoría de los habitantes, por el contrario, posee raíces autóctonas que se remontan a muchas generaciones.

Algo que minimiza tanto los conflictos lingüístico-identitarios que se dan en otros territorios de España como los choques culturales asociados a la inmigración extracomunitaria, las dos grandes cuestiones programáticas de Vox. Si Vox nunca ha pintado nada en Galicia, es por eso. Así las cosas, Pedro Sánchez preside hoy España porque el miedo a Vox empujó a los independentistas catalanes a votar al PSC. Y Ana Pontón puede presidir Galicia en breve porque el testimonialismo marginal de Vox hurtará votos decisivos al PP. ¿Para qué sirve Vox?

Temas

En España

    0
    comentarios