Menú
José García Domínguez

La derrota de Occidente

¡El 3% del PIB no le puede ganar una guerra al otro 97%! Pero resulta que Rusia está ganando esa guerra.

¡El 3% del PIB no le puede ganar una guerra al otro 97%! Pero resulta que Rusia está ganando esa guerra.
Putin | LD/ AGENCIAS

Desde el estallido de la Gran Recesión en 2008, abundan pruebas de que la Teoría Económica que se enseña a los alumnos en las universidades constituye un fraude, también de que los economistas ortodoxos integran poco más que un gremio de muy altivos cuentistas magníficamente pagados. Pero la guerra de la estepa euroasiática, esa en la que ahora andan enfrascados los dos principales territorios de la difunta Unión Soviética, ha venido a certificar que ni siquiera pueden resultar creíbles los conceptos en apariencia más sólidos que maneja ese gremio. Así, por ejemplo, el término "producto interior bruto" parece significar algo. Pero es evidente que no significa nada.

¿Cómo va a significar algo si el PIB conjunto de la Federación Rusa y de Bielorrusia representa apenas el 3,3% del PIB conjunto de todos los Estados que apoyan al Gobierno de Ucrania en la carnicería (Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón y Corea del Sur). ¿Quién se puede seguir tomando en serio tal término, el que responde por PIB, desde que el Pentágono confesó a mediados de 2023 que la industria militar de la primera potencia económica del planeta se reconoce incapaz de garantizar el suministro de proyectiles al bando que apoya Occidente? ¡El 3% del PIB no le puede ganar una guerra al otro 97%! Pero resulta que Rusia está ganando esa guerra.

Ando leyendo La derrota de Occidente, de Emmanuel Tood, junto con John Gray lo único parecido a un pensador que nos queda hoy en Europa. Rusia, un país inmensamente grande con una población ridículamente pequeña —además de menguante—, no podría aspirar al dominio del mundo cuando ni siquiera resulta capaz de ocupar la mayor parte de su propio territorio nacional. Rusia es hoy una vulgar potencia intermedia sin potencial real para desestabilizar nada que vaya mucho más allá de sus fronteras. Pero va a ganar —augura Tood— por una razón simple: porque para Estados Unidos Ucrania únicamente representa un escenario remoto (8.000 kilómetros) donde se juega una partida estratégica secundaria. Para los rusos, sin embargo, constituye un asunto existencial. Sólo por eso. Léanlo.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro