Menú

Francoland y Franconews

Empeñados en que España es Francoland cuarenta y tres años después de la muerte del dictador y al cabo de cuarenta años de democracia, lógicamente tiene que haber Franconews.

0
Alamy

Empeñados en que España es Francoland cuarenta y tres años después de la muerte del dictador y al cabo de cuarenta años de democracia –veintidós de ellos, con Gobiernos del Partido Socialista–, lógicamente tiene que haber Franconews. Tiene que haberlas porque un país imaginario también produce noticias y, sobre todo, se produce a través de las noticias. De hecho, producirlas es una función, nada menor, de la iniciativa gubernamental para exhumar los restos de Franco. En el revuelo de Franconews que ha conseguido generar tal iniciativa, a nadie extrañó, hace unos días, la publicación de una noticia que titularon así distintos medios: "Más de 200 expertos firman un manifiesto contra la exhumación de Franco".

Aún sigue disponible la nota tal como la publicó el Diario Vasco. El periódico daba la noticia de la agencia Efe, un medio público cuya dirección acaba de cambiar, como la de tantas otras empresas públicas, con el cambio de Gobierno. Es de suponer que el diario puso el teletipo tal cual le llegó, incluido el título y el primer párrafo, que decía:

Más de doscientos políticos, historiadores y otros expertos, como el socialista Joaquín Leguina o el ex ministro Alberto Ruiz Gallardón, han firmado un manifiesto de la Fundación Nacional Francisco Franco contra la reforma de la Ley de Memoria Histórica del PSOE y la exhumación de Franco.

Con el mismo título e idéntica entrada en materia apareció la noticia en otros periódicos y digitales. Sólo la televisión autonómica vasca introdujo, cómo no, un sesgo propio para titular: "Políticos del PP firman un manifiesto contra la exhumación de Franco". En las redes sociales, la pieza circuló de la manera habitual, despertando la indignación acostumbrada y los insultos de rigor a los fachas. Para satisfacción del antifranquismo retrospectivo, Francoland ya contaba con un plantel de nuevos pobladores, entre los que figuraban escritores, intelectuales y políticos que fueron antifranquistas cuando había que serlo, esto es, bajo la dictadura.

¿No le extrañó a nadie aquello? A mí, sí. Tampoco era tan, tan difícil descubrir la adulteración de aquella Franconews. Basta estar mínimamente informado, no de lo que ocurre en Francoland, sino de lo que sucede en España. El manifiesto que la noticia presentaba como de la Fundación Francisco Franco no era de la Fundación Francisco Franco. El manifiesto que la noticia decía que era contra la exhumación de Franco no era contra la exhumación de Franco, asunto que no mencionaba. El manifiesto, en realidad, se había hecho público en marzo en el curso de un ciclo organizado por las fundaciones Villacisneros y Valores y Sociedad. Alertaba contra la vuelta de tuerca que quería dar el PSOE a la Ley de Memoria Histórica y rechazaba, en especial, la creación de una Comisión de la Verdad, respecto a la cual decía: "No se puede imponer por una ley un único relato de la historia, ya que ninguna ley debe o puede variar los hechos históricos". Y también: "Legislar sobre la historia o contra la historia es, simplemente, un signo de totalitarismo". (El texto completo, aquí).

Dos o tres días después, parte de la prensa que había publicado la falsa noticia la borró de sus ediciones digitales o la corrigió. Un digital contó con precisión el malentendido, salvo por una cosa: atribuía su difusión a "algunos medios", omitiendo que había sido de uno de ellos. Pero el origen de la Franconews sigue sin aclararse. ¿Fue obra enteramente de la agencia Efe? Si es así, tendría que explicarlo y rectificar. Aunque la rectificación, como suele ocurrir, no logrará impedir que el bulo siga circulando. Algunos de los firmantes, como el profesor y ensayista Félix Ovejero y el eurodiputado Enrique Calvet, tuvieron que salir al paso de la falsedad por su cuenta. Ovejero lo puso así en su Facebook:

Algún trastornado –y la agencia Efe, según me cuentan, esto es, sus mandos– dice que el manifiesto que firmamos algunos en marzo pasado (pero que a lo que se ve conviene pasear ahora) Por la historia y la libertad es franquista.

Se lo resumo: estamos en contra de la idea de una verdad oficial establecida desde el poder político y de la ocurrencia de penalizar a quienes discrepen de la verdad oficial.

Más resumido: por eso mismo, se trata de un manifiesto antifranquista.

Es un manifiesto antifranquista, dice Ovejero. Pues eso, precisamente, es lo imperdonable. Porque Francoland y sus Franconews son ficciones y mentiras para el antifranquismo de mentira y ficción. Cuando acaban las dictaduras, sucede que una parte de los que nada hicieron contra ellas tiende a inventarse un pasado de oposición que no tuvo y desplaza a los que, en cambio, sí estuvieron en la oposición. En nuestro país, esa invención y ese rechazo a los testigos que refutan la invención han tardado en aparecer, con carácter masivo, nada menos que varias décadas. Quizá por eso, por el tiempo que ha pasado, la ficción es tan reciente que necesita alimentarse mucho más. No van a dar abasto con las Franconews de Francoland.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios