Menú
Daniel Blanco

Dani Carvajal: un 'erasmus' perfectamente aprovechado

Es el mejor de los laterales derechos españoles, indiscutible en el equipo nacional por más que voces algo desinformadas pongan reparos a su juego.

Daniel Blanco
0

Tuvo que hacer las maletas en verano de 2012, una vez conseguido el ascenso con el Castilla ante el Cádiz aquel mes de junio. Le echó valor, se atrevió a coger el avión e hizo de tripas corazón. Le costó lágrimas eternas con su familia, con los amigos. Sabía que iba a triunfar en el Madrid, pero en ese período estival tuvo que viajar a Leverkusen, donde el Bayer le esperaba con los brazos abiertos. El técnico Sami Hyypia, ex jugador del Liverpool y entrenador del equipo alemán, le dio la confianza que esperaba tener y Dani Carvajal se lo agradeció, rindió y acabó siendo elegido el mejor lateral de la Bundesliga en una temporada en la que el Bayer acabó tercero.

Cuentan que Álvaro Arbeloa llamó personalmente a Hyypia, su excompañero de batallas en el equipo de Anfield, para pedirle que le diera confianza a ese chico de la cantera madridista que apuntaba maneras. No defraudó e incluso el propio Arbeloa tuvo que comprobar en sus carnes cómo ese chico le quitaba el puesto un año después en el Real Madrid. Ley de vida.

Carvajal volvió al club blanco en verano de 2013 y ganó la Champions y la Copa aquella temporada, como también ganó la máxima competición este pasado mayo, además de dos Supercopas de Europa y un Mundial de Clubes. Ahora vuelve a ser titular en la selección española porque la profundidad de juego que tiene no la posee nadie. Si acaso Sergi Roberto, que pujará con él por el puesto, una vez que Juanfran parece haberse quedado un tanto rezagado.

Antes de empezar la pasada campaña le salió otro grano en forma de competencia. Danilo apuntaba a titular con Rafa Benítez, pero él, que vio el asunto como mejor competencia, lo asimiló, lo masticó y reaccionó a la suplencia en varios partidos con muy buenas actuaciones cuando le tocaba defender el escudo blanco en el terreno de juego. Todo le iba bien a mediados de año, titularidad indiscutible incluida, hasta que llegó la final de Milán. Aquella noche de dulce recuerdo madridista, lo es sólo en parte para él. Una lesión inoportuna en forma de rotura fibrilar le ratificó sobre el césped de San Siro que la Eurocopa se le marchaba. Igual que se le fue el Mundial de Brasil tras una discutible decisión de Del Bosque dos años antes.

Es una obviedad decir que, gracias a su gran momento de forma, Carvajal es hoy el mejor de los laterales derechos españoles. Le dio con su gol la Supercopa de Europa al Real Madrid y ha cuajado una brillante actuación en los dos partidos de Liga disputados. Es, por tanto, una verdad como un puño que ahora es indiscutible en el equipo nacional por más que voces algo desinformadas pongan reparos a su juego. Con Carvajal la selección tiene profundidad, como con Jordi Alba por la izquierda. Eso es así. Y ése es el plan de Julen Lopetegui para esta nueva España.

Con el paso de los años ha quedado más que demostrado que Carvajal acertó al aceptar aquel erasmus futbolístico en 2012. Demasiado joven para estar en el Madrid titular, viniendo de la cantera y jugando en Segunda B, pero no si tienes el valor de viajar, foguearte un año en una buena liga como la alemana y volver. Ese es el paso, irrenunciable en cualquier canterano y que si se prolonga demasiado en tiempo de espera, es peligroso. Carvajal lo hizo cuando lo debía hacer. El tiempo le ha dado la razón y al que quiso que se fuera, también. Es ley del fútbol.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD