Menú

Liga

Daniel Blanco

El Barcelona se transforma en tres días

Ante Osasuna se jugó la mejor media hora del año. Todos enchufados, saliendo los planes preparados como si fueran mecanismos perfectamente estudiados.

Ante Osasuna se jugó la mejor media hora del año. Todos enchufados, saliendo los planes preparados como si fueran mecanismos perfectamente estudiados.
Los jugadores del Barcelona celebran uno de los cuatro goles ante Osasuna. | Cordon Press

Como si se tratara de dos deportes distintos, en sólo tres días de diferencia el Barcelona cambió la cara y presentó otra muy distinta, este domingo ante Osasuna (4-0) que el jueves contra el Galatasaray (0-0). Con casi los mismos jugadores, con los mismos mecanismos. Un día salieron mal y el otro bien y en esto se resume el fútbol actual. Un día puedes estar desacertado y cambiar todo en 72 horas. Si no entiendes eso, la dinámica de todo lo que mueve este deporte te pasará por encima.

El Barça hizo ante Osasuna la mejor media hora del año. Con todos enchufados, saliendo los planes preparados como si fueran mecanismos perfectamente estudiados. Con balones a la espalda dañinos para el rival, con combinaciones rápidas que perturban a cualquier equipo enfrente. Hizo el Barça la mejor faena de la temporada, al menos la más completa y, sin duda, la más eficaz.

Se ha asentado en Liga el grupo de Xavi. Solvente, abonándose a hacer cuatro goles (los ha hecho en cuatro de los últimos cinco partidos) y mirando el horizonte con otra cara. Son ya 34 puntos desde que llegó el catalán al banquillo de los 45 en juego. Sólo cinco partidos (derrota ante el Betis y empates en Pamplona, Sevilla, Granada y Cornellá) acabaron sin la victoria. Es verdad que los fichajes de invierno han sido determinantes pero la labor del técnico también ha influido.

Se ha basado Xavi Hernández en hacer entender conceptos básicos. En reforzar el juego de combinación, en atacar los espacios a la espalda del rival. En posicionarse mejor y en presionar alto. Han sido toques que era necesario hacer y que el público entendiera. No es cuestión de aferrase a un único estilo sino combinar varias opciones. Eso sí, si lo que haces habitualmente bien lo sigues perfeccionando, mejor te irá.

Han sido determinantes las incorporaciones, es verdad que unas más que otras. Por lo visto hasta ahora Adama Traoré está algo más bajo que Ferran Torres y Aubameyang. Y está muy bien, para lo que se puede esperar, Dani Alves. Se puede considerar que es una incorporación de invierno porque aunque vino antes debutó en Mallorca, el 3 de enero. Está bien en su nuevo rol, no tanto de lateral puro sino de mediocentro en ocasiones, de escoba en otras. De hombre para todo. Y aporta en el vestuario una visión frontalmente opuesta a la que pueden tener los jóvenes. Y eso siempre suma,

Suma tanto que es verdad que se empieza a ver con recelo la decisión de Xavi de que fuera el brasileño el descarte para la Europa League. Se entendió en un principio como prueba de que los jugadores más jóvenes aportarían más en caso de jugar jueves y domingo. Pero es cierto, y esto es algo ventajista, que jugadores como Traoré se pueden encontrar más fácilmente en el mercado que jugadores como el actual Alves. Un punto de vista ya sin solución pero que merece la pena aportar.

Está bien Ferran, que ante los rojillos se quitó parte de la presión anotando dos goles. Se quitó, de un plumazo, esa sensación incómoda para un delantero que no es muy goleador pero que se ve con la obligación de demostrar cuanto antes lo que ha costado. Quizá es algo injusto porque el precio no lo pone él pero el mundo del fútbol está así.

Ayer tras el segundo de los goles se fue a la cámara y dibujó con sus manos una "s" dedicada a Sira, su pareja actualmente, la hija mayor de Luis Enrique. Cuentan que ella le está calmando, entendiéndole cuando las cosas no van tan bien. Algo básico en todo futbolista. Parece muy frívolo pero es muy importante tener alguien al lado que te apoye. En ésta y en todas las profesiones.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios