Menú

Ciudadanos de Cataluña

Ciudadanos de Cataluña: ha llegado la hora de romper el silencio, de comprometerse, de responsabilizarse; de librar a Arrimadas y a su partido de esa carga tan pesada y tan injusta del heroísmo.

EDITORIAL
21

"No nos dejen solos, no nos abandonen", clama la ejemplar parlamentaria autonómica de Ciudadanos Inés Arrimadas a sus compatriotas no catalanes en este artículo de lectura imprescindible desde el mismo título, "S.O.S. España", donde incide en cuestiones que deberían estar claras pero que ni mucho menos lo están, por obra y desgracia de la intoxicación nacionalista y del funesto dejar hacer de las timoratas o interesadas fuerzas sedicentemente nacionales. A saber: que Cataluña es España; que los catalanes separatistas no son más ni, mucho menos, mejores que los catalanes que se sienten españoles; que no hay que asumir sus mentiras y manipulaciones y que no hay que caer en el discurso del odio, para no ser como ellos ni colaborar a que se cumpla su profecía de una España enfrentada al Principado...

Arrimadas pide ayuda y es justo y necesario que se le conceda, tanto por parte de la sociedad española como del Gobierno central, tremendamente responsable de lo que pasa en Cataluña por su dejación de responsabilidades y su política de apaciguamiento para con los enemigos declarados de España; política que tiene en el ninguneo del partido en el que milita Arrimadas uno de sus pilares. "El separatismo catalán no es solo un problema de Cataluña, ni de los catalanes, es un problema de toda España y de todos los españoles". Exacto. Punto. Manos a la obra.

Empezando por esa mayoría silenciosa de catalanes que no quiere romper con España pero que no lo demuestra con la necesaria rotundidad. Ciudadanos de Cataluña: ha llegado la hora de romper el silencio, de comprometerse, de responsabilizarse; de librar a Arrimadas y a su partido de esa carga tan pesada y tan injusta del heroísmo. Cataluña no necesita héroes, sino ciudadanos dignos de tal condición que velen por sus derechos y cumplan con sus deberes y, en consecuencia, denuncien activamente los imperdonables desmanes que está causando el régimen nacionalista, con su delirante e infame proyecto de destrucción de España y, por tanto, de la propia Cataluña.

Cataluña lo que necesita es, pues, llenar sus calles y su Parlamento autonómico de ciudadanas Arrimadas. Lo de "Nunca es tarde" no sólo es una excusa: es una mentira infame que retrata al que la perpetra y de consecuencias potencialmente funestas.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios