Menú
EDITORIAL

El lento adiós al PP de Rajoy

En las nuevas listas del Partido Popular han desaparecido prácticamente todos los ministros de la era Rajoy.

La elección de los cabezas de lista del Partido Popular para el Congreso de los Diputados en las elecciones del próximo 28 de abril ha sido un golpe de autoridad de Pablo Casado, que va en la buena dirección de acabar con el aciago legado de Rajoy.

Casado ha realizado una profunda renovación de los nombres que liderarán la campaña electoral del PP en cada provincia, que alcanza prácticamente al 80% de las candidaturas. En las nuevas listas del Partido Popular han desaparecido prácticamente todos los ministros de la era Rajoy (solo se salvan Pastor, García Tejerina y Rafael Catalá, incombustible a pesar de las numerosas polémicas que ha protagonizado) y dirigentes tan representativos de esa etapa nefasta como Rafael Hernando o el ex coordinador general de la formación y fiel sorayista Fernando Martínez Maíllo. A cambio, entran en las listas personalidades independientes caracterizadas por su compromiso público con los valores que siempre ha defendido el PP y que Rajoy y Soraya traicionaron hasta la saciedad.

Acierta Casado al hacer esta limpieza en las listas populares. No solo por razones de una lógica renovación generacional, sino porque su decisión demuestra que ha identificado correctamente el principal problema que aqueja a su partido, abandonado por sus votantes en beneficio de otras formaciones que solo han tenido que recoger las banderas pisoteadas por los gobiernos de Rajoy.

Las consecuencias de traicionar tan profunda y repetidamente a sus votantes, amén de los casos de corrupción que afectaron de lleno al partido, fueron la entrega ignominiosa del poder a un socialista desaprensivo como Sánchez y la huida en masa de votantes hacia otras formaciones del centro-derecha, el espacio político en el que las siglas populares fueron siempre hegemónicas.

El golpe de mano de Casado en la confección de las listas era absolutamente necesario si verdaderamente quiere recuperar la primacía en la derecha liberal-conservadora y atraer nuevamente a sus votantes tradicionales. En realidad, si algo cabe criticar al presidente popular es que esa limpieza de rémoras de Rajoy y el sorayismo no sea mucho más profunda de lo que finalmente ha sido.


 

Temas

En España

    0
    comentarios