Menú
EDITORIAL

Más España, más libertad en Cataluña

El Principado no puede seguir en manos de sus peores enemigos.

EDITORIAL
0

Una gran marea humana se manifestó este domingo en Barcelona para repudiar el golpe de Estado separatista en curso –el denominado procés– y proclamar su compromiso con la libertad y con la unidad de España.

Un componendismo improcedente e impresentable hizo que los convocantes no invitaran formalmente a Vox, que de todas formas decidió acudir a una concentración de gran importancia en unos momentos en que el separatismo ha decidido imponer el terror en las calles catalanas. En cambio, no tuvieron empacho en invitar al PSC de Miquel Iceta, que gobierna con los golpistas en no pocas instituciones, empezando por la Diputación de Barcelona, volcada con las posiciones más radicales del secesionismo. A ver si tienen el coraje de reflexionar sobre su injustificable manera de proceder, no vaya a ser que acaben cometiendo el error imperdonable de desmovilizar al antinacionalismo y traicionar a los muy bravos y ejemplares ciudadanos de Cataluña que están atendiendo su llamado.

Como es norma en el constitucionalismo, la manifestación discurrió sin incidentes, al contrario de lo que ocurre con las concentraciones separatistas, que suelen generar momentos de violencia extrema como los que hemos visto en las últimas dos semanas. Lo que se vivió la mañana de este domingo en el Paseo de Gracia fue la expresión pacífica y festiva de un saludable sentimiento de aversión a una ideología liberticida y criminógena que está devastando una región a la que quiere desgajar de España y de Europa y convertirla en un Estado canalla balcanizado.

Ahora bien, no basta con que los políticos constitucionalistas hagan acto de presencia en manifestaciones cívicas como la de este domingo. Su deber es recuperar Cataluña para la normalidad democrática, poner fin de una vez al proceso golpista separatista y garantizar la vigencia del orden constitucional en el Principado. La proximidad de las elecciones generales, lejos de ser un impedimento, debería ser un acicate para que el Estado haga valer su autoridad en una región que no puede seguir en manos de sus peores enemigos.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia