Menú
EDITORIAL

El bulócrata Sánchez sigue incautándose de nuestras libertades y poniéndonos en peligro

Hay que poner fin cuanto antes a esta bulocracia. Y para ello lo primero que deben hacer PP y Cs es seguir los pasos de Vox y plantarse de una vez.

EDITORIAL
0

Una cosa no se le puede negar al infausto presidente del Gobierno, y es su asombrosa capacidad para hablar durante una enorme cantidad de tiempo sin decir absolutamente nada; nada que no sea mentir o repetir algo ya sabido. Sirva como ejemplo su comparecencia de este martes, en la que desplegó su hueca palabrería para anunciar su en parte ya conocida intención de llevar a cabo un "plan de desescalada" por fases, desde el 4 de mayo hasta "finales de junio".

Pedro Sánchez tuvo incluso la desfachatez de insistir en que España es uno de los países que más test anticoronavirus ha hecho, después de que la OCDE, tan diplomática como contundentemente, corrigiera las maquilladas cifras que le había facilitado el manipulador Gobierno social-comunista; corrección por la cual España ha pasado de la 8ª posición a la 17ª entre los países miembros de dicha organización.

La verdad es que no hacía falta que la OCDE les dejara en evidencia para hacerse una idea de la falsedad de los datos ofrecidos por el Gobierno, dada la práctica imposibilidad del ciudadano español medio de someterse a ese tipo de analítica; dificultad que afrontan también los abrumados profesionales del sector sanitario: precisamente este martes se supo de una nueva denuncia contra el Gobierno por este asunto y por la falta de medios de protección contra el contagio, que se suma a las ya anunciadas por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y por el Consejo de Enfermería.

En el Grupo Libertad Digital sabemos perfecta y sangrantemente lo incompetente, perturbador y peligroso que es este Gobierno liberticida, indigno de la menor confianza; y es que este mismo martes se nos informó de que el Ejecutivo social-comunista había intervenido el laboratorio al que habíamos encargado la realización de test serológicos a nuestra plantilla incautándose de los reactivos necesarios para realizar las pruebas. En estas manos estamos.

Sin una masiva realización de test, el improvisado y chapucero plan de desescalada anunciado por el infame Sánchez puede resultar una quimera o una temeridad de consecuencias gravísimas. Y, de nuevo, y pese a lo que diga su repulsivo aparato goebbelsiano de agitprop, el culpable será este Gobierno bueno para nada, pavorosamente incapaz.

Por otro lado, el número oficial de contagiados en nuestro país es tan poco fiable como el de fallecidos, que ya ha sido puesto en cuestión por los tribunales. Otro tanto se podría decir del no menos infundado número oficial de parados, en el que, por arbitraria decisión del Gobierno, no se incluye a quienes han dejado de trabajar y pasado a cobrar del Estado por estar incluidos en un ERTE. Lo lógico, desde todo punto de vista, es que estos individuos pasaran a tener la misma consideración que cualquier otro parado con derecho a subsidio por desempleo. Aun así, y dando por válido el burdo maquillaje gubernamental, el INE informaba este martes de una caída de 285.000 ocupados en el primer trimestre respecto de finales de año, lo que nos sitúa a la cabeza de destrucción de empleo en Europa y no evita un dato tan escalofriante como éste: ya son 21 millones los ciudadanos que cobran del Estado, el 44% de la población.

Los bulos que con total desfachatez difunde el Gobierno no van a resucitar a las decenas de miles muertos que se ha cobrado ya la covid-19 –y a las que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias siguen teniendo la indignidad de negar el luto nacional–, no van a evitar nuevos contagios y no van a dar un puesto de trabajo a los que han perdido o van a perder el suyo.

Hay que poner fin cuanto antes a esta bulocracia. Y para ello lo primero que deben hacer PP y Cs es seguir los pasos de Vox y plantarse de una vez frente a un Gobierno al que hay que frenar y vigilar exhaustivamente, no extenderle cheques en blanco o darle reluctantes apoyos jeremíacos harto susceptibles de degenerar en complicidad.

En España

    0
    comentarios

    Servicios