Menú
Emilio Campmany

Bienvenido, camarada Yang

Sin llamar demasiado la atención, ha visitado España Yang Jiechi, responsable de las relaciones exteriores en el Politburó del Partido Comunista Chino...

Emilio Campmany
0
Sin llamar demasiado la atención, ha visitado España Yang Jiechi, responsable de las relaciones exteriores en el Politburó del Partido Comunista Chino...

Sin llamar demasiado la atención, ha visitado España Yang Jiechi, responsable de las relaciones exteriores en el Politburó del Partido Comunista Chino. La gira de Yang, que incluye Grecia y Myanmar, comienza inmediatamente después de finalizada otra del ministro de Exteriores chino por Alemania, Francia, Italia, Holanda y Noruega. A primera vista, podría parecer que los chinos nos hacen un feo enviándonos a un segundón, pero no hay que olvidar que, en los países comunistas, el partido está por encima del Gobierno y que en este caso el segundón es el ministro y el principal, el capitoste de la nomenklatura.

Yang ha sido recibido con todos los honores, y Sánchez le ha exigido a China equilibrar las relaciones comerciales y que la red 5G se instale de manera segura. Esto es poco más o menos lo que resulta de la nota oficial. Hay algunas omisiones notables que reseñar. Sánchez no ha dicho nada de las agresiones del régimen comunista chino a hongkoneses y uigures. Incluso en lo económico ha evitado reclamar la apertura del mercado chino a las empresas y los productos europeos, así como el cese de los subsidios a empresas públicas y privadas chinas, que les permiten competir en el mercado internacional con ventaja. Tampoco, al hablar del 5G, ha mencionado a la inquietante Huawei. Ni siquiera se ha quejado de los timos de los que su Gobierno ha sido objeto por parte de empresas chinas durante la pandemia. Por supuesto, no ha protestado por las amenazas que el ministro de Exteriores chino acaba de proferir contra Noruega, para que no se le ocurra dar nuevamente el Nobel de la Paz a un activista chino, y contra Chequia, por la visita a Taiwán del presidente de su Senado.

Nada de esto hubiera tenido nada de particular porque son recriminaciones que los chinos ya han tenido que oír durante esta gira por Europa de nuestros socios y aliados. En ningún sitio, ni siquiera en Italia, que está incluida en el proyecto de la Nueva Ruta de la Seda y recibe pingües inversiones chinas, han sido tan obsequiosos como aquí. Todo lo cual resulta muy sospechoso si se tiene en cuenta que la gira supuestamente se hace para preparar la cumbre UE-China de los próximos días 13 y 14, una reunión en la que nuestra opinión apenas tendrá peso; que nos han enviado a un tío más importante del que han mandado a Alemania o a Francia; que la nota oficial no dice nada de sustancia; que lo que pretende China es atraer a su órbita, y alejar de la de Estados Unidos, a la mayor cantidad de países europeos posible; que España tiene comunistas en su Gobierno y que necesitamos ingentes cantidades de dinero con urgencia. Cabe barruntarse que Yang ha venido a algo más concreto que, sin embargo, no puede hacerse público. A lo mejor le vamos a vender el puerto de Algeciras o nos vamos a convertir en lobistas del régimen chino en Bruselas. En todo caso, huele a pasta y a comisiones.

En España

    0
    comentarios

    Servicios