Menú
Enrique Navarro

Elecciones USA: las horas decisivas

Las diferencias se ajustan en las encuestas en los últimos días y al final el foco de atención se limita a un puñado de Estados.

Enrique Navarro
0

Como siempre ocurre en las elecciones presidenciales norteamericanas, las diferencias se ajustan en las encuestas en los últimos días y al final el foco de atención se limita a un puñado de Estados que determinarán quién será el inquilino de la Casa Blanca en los próximos cuatro años.

En una campaña tan complicada y con tantos elementos ajenos a la política, y con una sociedad cada vez mas polarizada, resulta difícil aventurar un resultado, pero parece que en las últimas 24 horas el escenario se facilita para Clinton mientras que Trump ha caído casi un punto en las encuestas en las últimas 48 horas, aunque lo cierto es que su contrincante ha caído dos décimas, lo que muestra cierto hartazgo de los electores con esta campaña de descalificaciones continuas. Sólo una encuesta de Los Angeles Times da la victoria por cuatro puntos a Trump, aunque lo cierto es que para este medio Trump ha ido por delante desde el comienzo de la campaña de la nominación.

La situación a cuatro días de las elecciones nos da unos datos muy interesantes.

Los estados en los que Clinton tiene asegurados el total de los votos electorales, ya sean muy sólidamente o con alta probabilidad suman 168 votos electorales; mientras que Trump ha conseguido subir en las dos últimas semanas en esta categoría para tener asegurados 155 votos electorales. Si a ello sumamos los estados que lideran con cierta claridad en las encuestas cada candidato, el resultado es que Clinton tendría 221 votos electorales frente a 164 para Trump. Es decir, a Clinton le restan 56 votos electorales y a Trump 108 votos electorales que deben salir de los estados de Florida (29 votos), Ohio (18) Michigan (16) Pennsilvania (20), Carolina del Norte (15) Georgia (16) Arizona (11), Colorado (9); Nevada (5), Iowa (6), New Hampshire (4) y Maine (3).

La situación en cada uno de estados es muy diversa, aunque los datos de voto adelantado, que en esta ocasión supone casi un 40% de los votantes nos da una idea aproximada de qué puede ocurrir en estos estados.

La batalla de Florida (29)

Todavía recordamos a los jueces americanos mirando al trasluz las papeletas de 2000 que dieron la presidencia a Bush por unos centenares de votos. En 2004, Bush, impulsado por su hermano gobernador, venció por una diferencia de 5 puntos; sin embargo Obama obtuvo un porcentaje muy alto entre hispanos que le dieron una ajustada victoria en 2008 y 2012. Aunque las encuestas dan una mínima victoria a Clinton, y aunque el voto latino se ha movilizado de una manera muy importante en el voto anticipado -de los cinco millones y medio de votos emitidos, los demócratas ganan por dos mil votos de diferencia- la situación es todavía muy incierta, aunque si tuviera que decantarme por un candidato, pensaría que Trump podría ganar por un puñado de votos ya que los republicanos suelen ir a votar más en el mismo día de las elecciones.

Pennsilvania (20)

Para Clinton vencer en este estado es mandatorio si quiere ser presidenta. Sus 20 votos en una zona industrial con un alto nivel de voto afroamericano pero también blanco obrero, serán definitivos. La ventaja de Clinton es de casi 2,5 puntos y hasta Kerry le ganó a Bush en 2004, mientras que Obama arrasó. Todo hace prever que Clinton ganaría con cierta claridad en este estado.

Ohio (18)

Uno de los clásicos swing states que determina habitualmente quién será presidente. Las encuestas favorecen a Trump ligeramente. En 2000 y 2004 dio la presidencia a Bush y en 2008 y 2012 a Obama. Todo hace pensar que salvo un descalabro de última hora, Ohio sería republicano.

Michigan (16)

Las encuestas dan ventaja a Clinton que podría asegurar este estado en las últimas horas. También Kerry ganó en Michigan y Obama arrasó por lo que no se le debería escapar este estado a Hillary.

Georgia (16)

En las últimas horas las encuestas han mejorado la posición de Clinton, y todo podría ocurrir, pero visto cómo arrasaron los candidatos republicanos en todas las elecciones anteriores, debería ser para Trump. Sin embargo, que Trump esté solo un punto por encima cuando Mc Cain ganó por 6 puntos y Romney por 8 muestra una gran debilidad de Trump en este estado. Los cambios demográficos en este estado con más hispanos y afroamericanos están cambiando la tendencia republicana de un estado sureño que dio la espalda a los demócratas cuando Johnson promulgó las leyes contra el racismo. La aristocrática Georgia es cada vez más un estado industrial y con mucha mas diversidad, pero parece insuficiente para que Hillary pudiera ganar.

Carolina del Norte (15)

A cinco días de las elecciones parece ser el estado clave. Trump lidera por menos de un punto las encuestas en un estado tradicionalmente republicano donde apenas en 2008 Obama ganó por 0,8. Teniendo en cuenta que el voto afroamericano no se ha movilizado con fuerza en estos días, el voto del estado parece decantarse por Trump, pero con muchas dudas que se mantendrán hasta el final.

Arizona (11)

Estado republicano por antonomasia liderado claramente por Trump, terminará siendo republicano con gran seguridad, aunque en el voto anticipado Clinton va ganando con claridad, pero no parece que sea suficiente.

Colorado (9)

Clinton llevaría cierta ventaja en un estado que votó por Obama en las dos últimas elecciones y por Bush en 2004. En las últimas encuestas Clinton va por delante en 3 puntos, por lo que Colorado caería en manos de los demócratas.

Iowa (6)

Otro estado clave; Trump lidera por menos de un punto las encuestas en un estado tradicionalmente demócrata con amplias victorias de Obama. Aunque con muchas dudas, debería caer en manos de Hillary; si cae en manos de Trump, entonces sus posibilidades de ser presidente crecerían mucho.

Nevada (6)

Obama arrasó en las dos campañas anteriores y aunque Trump ha ido liderando encuestas ha ido perdiendo fuelle. El voto adelantado en Nevada está siendo muy fuerte y claramente a favor de Clinton por la movilización del voto hispano. Nevada debería caer también a favor de Clinton; si no lo hiciera y Trump gana en Nevada y Iowa, entonces habrá presidente republicano. Las diferencias en el voto anticipado a favor de Clinton parecen insalvables en el martes electoral.

New Hampshire (4)

Trump lidera las encuestas por los pelos en un estado tradicionalmente demócrata; muy difícil que Trump gane en este estado; caso de hacerlo sería un sorpresón mayúsculo.

Maine (2+1)

Estado demócrata donde los haya, pero que al votar en dos colegios distintos podría dar un voto a Trump y dos a Clinton.

En resumen, podríamos decir que dentro de esta lista de estados indefinidos, que suman 153 votos electorales, lo lógico sería que Clinton ganase al menos Pennsilvania, Colorado, Nevada, New Hampshire y Michigan, más Maine; lo que le daría a Clinton 63 votos adicionales a los 221; mientras que Trump ganaría en Florida, Ohio, Arizona, Carolina del Norte y Georgia lo que le daría 90 votos electorales adicionales a los 164. Esto nos daría un resultado final de 284 votos electorales para Clinton y 254 votos electorales para Trump. Para que este último sea presidente debería arrebatarle a Clinton Pennsilvania o Michigan más Nevada. Así están las cosas a pocas horas de las elecciones, con más probabilidades de que la diferencia sea mayor para Clinton a que Trump le pueda arrebatar algunos estados que ahora lidera la demócrata.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios