Menú

La rendición de Europa

¿Por qué Francia es el país más atacado siendo quizás el mas comprensivo con el mundo islámico? La pregunta conlleva la propia respuesta.

36

Francia vive en un supuesto estado de excepción bajo el que se han cometido los peores atentados de su historia. El violento ataque de ayer en Niza, en el día de la fiesta nacional francesa, fue cometido por un presunto "lobo solitario". Una expresión acuñada para justificar la incapacidad de los gobiernos occidentales de prevenir y terminar con la versión 3.0 de la historia del terrorismo islamista. Lo sucedido en Niza demuestra que Francia no tiene ideas para defenderse de una amenaza que es incapaz de comprender.

En el terrorismo moderno la primera versión fue la de la OLP y grupos afines buscando la publicidad de sus actos para justificar su guerra contra Occidente. La segunda versión fue Al Qaeda que buscaba atemorizar y vencer a Occidente golpeando los objetivos mas críticos de Europa y Estados Unidos. Esta versión liderada por el Estado Islámico pretende la rendición de Occidente mediante el asesinato indiscriminado en cualquier lugar a gente corriente. Los terroristas han entendido los mecanismos de formación de la voluntad en las democracias. Atemorizan a los ciudadanos en su vida corriente para buscar una involución. Pretenden que los nacionalismos, los radicalismos y los populismos accedan al poder en Europa y de esta manera provocar la catarsis. Quieren remover las conciencias de todo los musulmanes atacados por los occidentales y convocarlos a la guerra santa final. El ISIS busca la guerra final que acabe con la cultura occidental basada en la tolerancia y racionalidad griega y en el Testamento judeo-cristiano.

¿Por qué Francia es el país más atacado siendo quizás el mas comprensivo y condescendiente con el mundo islámico? La pregunta conlleva la propia respuesta. Los terroristas han descubierto en Francia el nuevo Israel al que atacar. Viven entre los franceses, pretenden imponer su verdad sobre la de la mayoría, y cuando están mas cerca de conseguirlo, mas vehemencia ponen en sus ataques. ¿Por qué no atacan en Suecia o Alemania? Porque son conscientes que no van a conseguir hacer temblar sus fundamentos. Francia va a terminar como Israel: con el enemigo en casa aprovechándose del régimen de libertades. Israel es el mejor laboratorio de lo que ahora está ocurriendo en Occidente. Se aprovechan de la libertad y de la integración para atacar con un cuchillo, un camión o un arma adquirida en un supermercado. Atacan donde nunca esperaríamos ser atacados y ése es su éxito. ¿Cómo defendernos de ataques con tanta motivación religiosa y tan poca planificación? Israel ha podido levantar muros para aislar a los terroristas y a los que los inspiran, pero ¿cómo construir guetos en Francia?

El ataque contra Francia se produce por la debilidad francesa y su reciente historia carente de rigor contra los movimientos terroristas islamistas. Francia acogió al corrupto Arafat y a Jomeini. De aquellos polvos vienen estos lodos. Es en Francia donde podrán encontrar más comprensión. Hoy la prensa francesa habla de los ataques islamistas producidos desde que Francia se unió en 2013 a Estados Unidos en la lucha contra el terror. Este tipo de mensajes son el caldo de cultivo para nuevos atentados. Se trata del argumento que apunta a que la culpa es nuestra y los terroristas, inocentes que nos atacan porque nos confundimos en nuestras creencias, porque les atacamos.

Después de lo ocurrido hay varias lecciones que deberíamos aprender: la primera es la firmeza en las convicciones: no somos culpables ni causantes del terrorismo, somos víctimas inocentes y debemos tener la seguridad de que podemos y debemos terminar con el terrorismo yihadista pero también con la idea de que en Europa se puede vivir de otra manera distinta a la de los europeos. Europa es una tierra de acogida y libertad pero las reglas son nuestras y no de los que pretenden hacernos vivir como en Gaza o en Irán.

¿En qué consiste el problema de Francia con el atentado de este jueves? ¿Cómo en una fiesta multitudinaria, aún bajo un estado de excepción, se congregó una multitud así en su día nacional? ¿Cómo puede un camión acceder al lugar con un tipo armado?

El problema de Francia es que parece gobernada por el inspector Closseau y su primer ministro el sargento Dodo. Mientras Francia no busque unos líderes con menos estridencias y poses y mayor decisión no va a comenzar a resolver los problemas de nuestros vecinos.

En Europa, que va camino de convertirse en la nueva Palestina, ya estamos conviviendo con los que quieren nuestra rendición. Los que nos matan han pasado por nuestro sistema penitenciario, van a las mezquitas de los radicales, tienen sus huellas en las comisarías y se reúnen en nuestros bares y calles para conspirar contra nosotros. Algo no funciona en nuestro sistema de seguridad e integración en Europa, y en particular en Francia.

Hoy la Costa Azul se ha teñido de rojo. Una vez más, un lugar de ocio y paz se ha convertido en un campo de batalla, y lo máximo que vamos a recibir son condolencias, mucha Marsellesa y la esperanza de que los terroristas sean detenidos algún día. Eso no va a ocurrir nunca. Terroristas yihadistas ha habido siempre desde el siglo VII, la diferencia es que ahora, para ellos, es mucho más fácil y accesible atacarnos. Antes era impensable un ataque yihadista en Europa, hoy resulta mucho mas fácil matar en el viejo continente que en Oriente Medio.

El problema es que los políticos prefieren evitar medidas drásticas, como mucho una reacción emocional para dar a entender que están haciendo algo. Temen que la sociedad civil les hagan culpables de actuar con firmeza. La mayoría penaliza al que tildan de provocador, pero se solidariza con el doliente, y a fin de cuentas la memoria pública es débil. ¡Qué nos lo digan a los españoles! Lo que nos está pasando no es una pesadilla. Mientras no terminemos con los terroristas, sus cómplices e inspiradores, no vamos a estar seguros, y quizás esto no ocurra nunca.

Tenemos dos opciones: vivir en Europa como en Oriente Medio, con la permanente amenaza del terrorismo en nuestras calles y parques, que seguramente crecerá de forma exponencial, o comenzar una guerra contra el terror. Una vez más la alternativa es rendición o victoria, y me temo que estamos más preparados para la primera.

Como español, lo que más me repugna es que ante esta amenaza contra todos, contra nuestros niños en los parques, nuestros jóvenes en sus lugares de ocio, contra nuestros periodistas, policías, etc. los políticos tienen al país en funciones y los yihadistas cuentan cada vez con más organización en nuestro país. Se les llena la boca de decir que quieren resolver los problemas de España, pero cada día suena más a pura charlatanería. Que espúreos intereses tengan a España, a su policía, sus jueces, y a sus servicios de inteligencia en funciones es inaceptable. Porque los jefes de todas estas unidades que velan por nuestra seguridad son políticos, incluyendo a sus máximos funcionarios. Esperemos que dejen sus lenguajes almibarados y el día 4 se agosto haya un gobierno. En caso contrario, ellos serán los únicos responsables de lo que pueda ocurrir. Estamos amenazados, atacados y no hay lugar para el oportunismo. Sólo tienen una obligación, protegernos, así que manos a la obra.

En Internacional

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'El misterio del suicidio de Casado con el veneno de Rajoy'
    2. El drama de Amparo: "Llegué a mi casa y estaba okupada, si entro me llevan detenida"
    3. Luis Herrero: 'La que se avecina'
    4. El PDeCAT y ERC se ofrecen a Sánchez para que gobierne por decreto
    5. La tragedia que marcó a la familia de Solari
    0
    comentarios

    Servicios