Menú
CARTAS DE ULTRAMAR

Nueva cumbre del Mercosur

Con la presencia de los mandatarios Tabaré Vázquez, de Uruguay, quien cedió la presidencia pro tempore a Néstor Kirchner, de Argentina; Lula da Silva, del Brasil; Nicanor Duarte, de Paraguay; Ricardo Lagos, de Chile, y Hugo Chávez, de Venezuela, tuvo lugar en Montevideo la reunión del Mercosur ampliado, en la que se incorporó Venezuela como miembro de pleno derecho.

0
Tras este hecho, por demás trascendente, no ocurrió otra cosa salvo una sucesión de discursos, que duraron entre los 18 minutos que consumió el presidente Vázquez y los 50 del incontinente Chávez. Éste fue llamado al orden por Vázquez; le pidió dos minutos más, pero igualmente lo hizo por quince. Tanto es así, que Ricardo Lagos (quien se despidió de sus pares) señaló que las reuniones de presidentes que han realizado han sido excesivas, teniendo en cuenta los escasos resultados. "Nos hemos reunido mucho", dijo, "pero hemos decidido poco". Y abogó por una integración que permita al Mercado Común del Sur tener, al fin, una sola voz.
 
Antes que él, y abriendo esta reunión, el presidente de Uruguay se refirió a los desencuentros que han tenido lugar en el Mercosur, y que lo han convertido en un proyecto poco menos que inocuo; luego hizo alusión a las indefiniciones, a la ausencia de diálogo y hasta a las "conversaciones por debajo de la mesa". Subrayó que para transformar el Mercosur en un proyecto viable es imprescindible ahondar en la complementación productiva, la coordinación de políticas macroeconómicas, la integración energética, la apertura a los nuevos mercados y los instrumentos financieros comunes.
 
Tabaré Vázquez.Por su parte, Lula da Silva hizo referencia a la puesta en práctica inmediata de la integración productiva del bloque, mientras que Chávez, en su extensa alocución, puso el énfasis en el tema esencialmente político. Fue el único que lo hizo. Dijo que al Mercosur hay que politizarlo. Y lo definió como "proyecto político". Por si fuera poco, agregó que "tiene que ser un proyecto de los pueblos" (sic). Cabe recordar que Venezuela se integró al Mercosur.
 
El día anterior a la Cumbre Presidencial, Chávez arribó el primero a Montevideo. Hizo varias visitas, acompañado del presidente Vázquez, a plantas de vidrio y de refinado del petróleo, y a cada paso repartió dineros a diestra y siniestra. Dólares, millones de dólares, para los emprendimientos más variados. Habrá que ver si llegan, porque en la actualidad, tras tanto afecto con Uruguay y compromisos contraídos en marzo, cuando asumió Vázquez, nuestro país vende a Venezuela menos que antes.
 
¿Y qué dijo el presidente de Paraguay? Nicanor Duarte habló de la necesidad de ampliar los mercados de exportación. Y fue concreto: "Es necesario tener sinceridad y no apelar a una trampa de consenso para maquillar las diferencias". El presidente argentino, Néstor Kirchner (nuevo presidente pro tempore del Mercosur), definió al bloque como "una utopía" que concibe la integración con beneficios armónicos, y agregó que para que esa "utopía" alcance sus propósitos deberán "concretarse acciones y empleos" que den bienestar y equidad.
 
Y se tomó la foto de familia y cada cual se marchó a casa. Quedó, aquí, la sensación de que, tras este sinceramiento, en el cual el presidente izquierdista de Uruguay fue el más enfático, Chávez se retiró regocijado por su ingreso, y Lagos aprovechó la ocasión para saludar a sus pares e irse aplaudido por ellos.
 
No pasó mucho más, salvo la designación del ex vicepresidente argentino Chacho Álvarez (quien renunció al cargo en tiempos de De la Rúa) al frente de la Secretaría política del Mercosur, en reemplazo del ex presidente argentino Eduardo Duhalde, y el impulso al Parlamento del Mercosur, con dieciocho integrantes por país, para el año que viene. Y punto.
0
comentarios

Servicios