Menú

Exteriores 29 de Junio de 2009

IRÁN

Buscando un Yeltsin desesperadamente

Charles Krauthammer
Irán es hoy una revolución en busca de su Borís Yeltsin. Sin líder, los manifestantes se echarán a la calle un número limitado de veces para enfrentarse al gas, las porras y las balas. Así que necesitan de alguien como Yeltsin: una antigua figura del establishment con credenciales y legitimidad revolucionarias que se crezca ante la adversidad y marque el rumbo a la oposición pidiendo lo impensable: la abolición del viejo orden político.
ESTADOS UNIDOS

Democracia, la palabra que desprecia el presidente Obama

Jeff Jacoby
En Irán hay un brutal régimen teocrático que encarcela y tortura a sus críticos en el interior y patrocina el terrorismo en el exterior; que proclama abiertamente su aversión a Estados Unidos y ha asesinado a muchos americanos para demostrarlo; que apenas oculta su ambición de disponer de un arsenal nuclear; que anhela la aniquilación de Israel; que lleva 30 años promoviendo la yihad. Enfrente tenemos a legiones de iraníes que piden a los gritos el final de los abusos gubernamentales.
LAS GUERRAS DE TODA LA VIDA

Perón ha muerto. ¡Viva Perón!

Horacio Vázquez-Rial
Como era de prever, los peronistas ganaron las elecciones a los peronistas. Me refiero a que en las elecciones de ayer, 28 de junio de 2009, en Argentina, por las que se renovaba una parte del Congreso, salió derrotado Néstor Kirchner y venció Francisco de Narváez. La llamada "derecha peronista" ha vencido a la izquierda peronista. No hay ningún otro partido en condiciones de disputar nada, aunque algunos minoritarios conserven sus escaños.
HISPANOAMÉRICA

Ortega y Chávez abrazan a Ahmadineyad

Jaime Daremblum
Mahmud Ahmadineyad.
Miles de opositores iraníes arriesgan diariamente sus vidas desafiando a una dictadura brutal y denunciando como fraudulenta la victoria electoral de Mahmud Ahmadineyad.
PUERTO RICO

La dura prueba de Fortuño

Daniel Morcate
Cuando llegó a la gobernación, a principios de este año, a Luis Fortuño le esperaba una ingrata sorpresa: un histórico déficit fiscal de 3.200 millones de dólares. Su antecesor, Aníbal Acevedo Vilá, no sólo gobernó con las cuentas permanentemente en rojo, haciendo malabares con el presupuesto, también tuvo los bemoles de hurtar a la mirada pública el verdadero alcance de esa deuda por temor a perder las elecciones.