Menú
AMÉRICA

Yo no orquesté el golpe en Honduras

No es común que un embajador acuse públicamente a un ciudadano estadounidense de ser el "arquitecto" de un golpe de estado en otro país. Pero eso pasó hace poco, cuando el embajador de Venezuela en la OEA, Roy Chadderton, me acusó de orquestar el derrocamiento del presidente hondureño Manuel Zelaya. ¿Qué llevaría a un diplomático a expresar esas falsedades?

0
Primero, debemos recordar que Chadderton es el enviado del gobernante venezolano Hugo Chávez, un teniente coronel que en una ocasión intentó entrar a tiro limpio en el Palacio Presidencial y que luego llegó al poder disimulando sus intenciones, y ahora lo mantiene mediante la intimidación y el engaño.

Segundo, Chadderton no sólo representa a Chávez. Al hablar en una sesión de emergencia del Consejo Permanente de la OEA, Chadderton representó a un grupo de las naciones menos democráticas y, por lo tanto, menos exitosas de América. Es un grupo inventado en La Habana, financiado con el petróleo venezolano, que se conoce como Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA), al que Zelaya se había unido recientemente y entre cuyos miembros están déspotas antinorteamericanos como los hermanos Castro, Chávez, Daniel Ortega y Evo Morales.

El gobierno venezolano lleva años diciendo que yo fui responsable del golpe contra Chávez de 2002, aun cuando una investigación del inspector general del Departamento de Estado, que duró tres meses, demostró claramente que no hubo participación de Estados Unidos. Chávez no ha presentado ninguna prueba en contra.

Chadderton me atacó porque he estado diciendo que Zelaya alienta la corrupción en Honduras. En abril, éste anunció que me demandaba por "difamación". Zelaya tomó el control de todas las estaciones de radio y televisión y proclamó que estaba enviando un equipo de ministros y a los asesores jurídicos del presidente a Estados Unidos para "demandar a Otto Reich".

Sus emisarios aterrizaron en Miami con mucho ruido y anunciaron que estaban buscando un bufete dispuesto a ponerme una demanda. Después de un gran gasto de los escasos fondos de Honduras, el equipo anunció que la búsqueda había concluido con éxito.

Otto Reich.Todavía no he recibido notificación de demanda alguna, ni espero recibirla. No porque Zelaya ya no esté en el poder, sino porque la pregonada demanda fue una farsa, una artimaña para presentar a aquél como una víctima inocente.

Quizá cuando Zelaya se enteró de que para demandar a un ciudadano de Estados Unidos debía renunciar a su inmunidad diplomática y testificar bajo juramento en un tribunal estadounidense –un tribunal que no podría comprar ni intimidar– perdió el interés.

En el tribunal, a Zelaya le habrían preguntado por qué nombró a su sobrino, Marcelo Chimirri, gerente de la telefónica estatal, Hondutel. Unos 100 millones de dólares desaparecieron de la compañía tras la llegada de Chimirri. Aunque Zelaya lo protegió, un fiscal independiente nombrado por el Congreso hondureño lo acusó de malversación. Tras el derrocamiento de su tío, Chimirri fue arrestado.

Zelaya podría afrontar cargos mucho más serios que los de robo de mayor cuantía y abuso de poder. Su delito más reciente fue socavar la Constitución y desobedecer las leyes que juró defender. Con el consejo y apoyo de Chávez, trató, sin éxito, de subvertir el proceso electoral para permanecer indefinidamente en la presidencia.

Si de verdad yo hubiera sido el "arquitecto" de la destitución de Zelaya, habría recomendado que lo acusaran de los casi 20 delitos de los que ahora el poder judicial de Honduras lo ha acusado, y que lo arrestaran autoridades civiles. Habría pedido que se siguiera el proceso constitucional: el ascenso a la presidencia del segundo en la línea de mando, el presidente del Congreso, Roberto Micheletti, y la continuación del proceso electoral, para que culminara en unas elecciones en noviembre. Por último, el Congreso habría votado abrumadoramente, como hizo con una votación de 125 a 3, por ratificar la destitución de Zelaya.

Sin mi participación, se dieron esos pasos. Por lo tanto, bajo las leyes hondureñas, el nuevo gobierno es legal y constitucional. Estados Unidos no debe traicionar sus valores uniéndose a los esfuerzos de algunos de los líderes más represivos y antidemocráticos de este hemisferio por lograr que se restaure al infractor Mel Zelaya.


© AIPE

OTTO J. REICH ocupó altos cargos en la Casa Blanca y el Departamento de Estado durante 12 años. Esta columna fue publicada originalmente en El Nuevo Herald de Miami.
0
comentarios