Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Palabras, frases, dichos y hechos en torno al 11-M

Algunos, creo que muchos, nunca podremos 'olvidar lo inolvidable'.

0

Aunque pueda parecer baladí, he decidido dedicar algo de tiempo a recordar y transcribir cosas que, por mi situación personal y familiar, no me producen satisfacción, más bien todo lo contrario. Todo sea en aras de la verdad.

Yo sigo pensando que un macrocrimen como éste tuvo sus antecedentes y sus consecuencias, como algunos vivimos a diario, y casi todos los españoles lo hacemos, fruto de la fatal deriva que aquello nos trajo.

Este ejercicio puede tener el valor de descubrir lo que hemos hecho entre todos,

de manera más o menos espontánea. Seguro que muchos nos sentimos aludidos en este recuerdo que guardamos desde hace más de catorce años.

"Nunca mais". La frase aludía al accidente del Prestige. Los incendios –provocados o no– de Galicia no la asumieron como propia.

"No a la guerra". Se refería a la de Irak, en la que España no era beligerante sino que participó en misión de paz. No fue así en la del Golfo.

"Ha sido ETA, "¿Quién ha sido?", "Queremos saber", "Paz". Todo esto se dijo y se escribió a raíz del 11-M. Todo ello quedó en el éter. En Atocha aparecieron multitud de palabras y frases anónimas escritas en pro de las víctimas y sus familiares. Mi agradecimiento a todas las buenas gentes que así lo hicieron. Es una pena que hayan desaparecido del lugar donde estaban.

"Si el explosivo es Goma 2 ECO, la autoría es de Al Qaeda, y si es Titadyn ha sido ETA". Fuera de los trenes sólo apareció Goma 2 ECO. Las muestras de los trenes (inventariadas) desaparecieron, y 23 muestras que procedían de los trenes, que habían sido lavadas por los Tedax para su análisis, contenían Titadyn; éstas se recibieron en la pericial de explosivos realizada en los laboratorios de la Policía Científica, carecían de documentos probatorios de la cadena de custodia y sin boletín de análisis del laboratorio de los Tedax. Resumiendo, sólo en las muestras de esta pericial se detectan componentes de Titadyn.

De cualquier forma, la sentencia dictada atribuyó su origen a Mina Conchita, que sólo operaba con Goma 2 ECO. ¿Alguien puede explicar por qué?

"España se merece un Gobierno que no le mienta". Durante estos catorce años, ¿ ha habido algún Gobierno –central o autonómico– que nos diga la verdad del 11-M? Tampoco ha habido ningún partido político interesado en buscar la verdad.

¿No resulta extraño que ninguno de nuestros representantes quiera saber?

La misma mañana del 11-M, en una conocida cadena de emisoras se dijo que de ese día negro debía salir un tiempo nuevo.Me temo que aún no hayamos empezado a vislumbrar el cumplimiento de esa profecía. A no ser que ese tiempo nuevo se refiriera a nuestra convivencia durante estos años. Agravada en los últimos días.

La comisión parlamentaria de investigación se cerró sin cumplir con su objetivo: dilucidar las responsabilidades políticas de los atentados. La fecha coincidió con la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo. Éstas se vieron apoyadas por la presencia del presidente del Gobierno. Es una anécdota. Las víctimas del 11-M asistimos silentes a la sesión de cierre del espectáculo del Congreso, en la tarde del mismo día. Un agravio.

"Ahora, que hable la Justicia". Con esta lacónica frase se cerró la Comisión. La

Justicia habló, pero de aquella manera: un autor material, sin autores intelectuales, sin móvil de los atentados, sin iter criminis, sin deducciones de testimonio, olvidando la desaparición de los trenes, sin detectar pruebas falsas, dejando a un lado Leganés, etc. Y archivando todas las querellas presentadas después.

"Queremos saber toda la verdad". Con esta frase se han celebrado y se celebran concentraciones en más de 50 ciudades. Se lanzó una petición al Gobierno, al Congreso y a la Audiencia Nacional, a través de la plataforma Change.org. Estas iniciativas no han evitado los atentados terroristas posteriores al 11-M, ni generado ninguna reacción en las instituciones que tienen el monopolio de nuestra protección. Sólo el nivel 4 de alerta.

"Desde el 11-M, todo es 11-M". Algo de razón lleva el autor anónimo de esta frase. Tanto es así que, a pesar del tiempo, no he visto ningún escrito rebatiéndola con argumentos.

Algunos, creo que muchos, nunca podremos olvidar lo inolvidable. Esta triste realidad no se corresponde con el sentir y el obrar de los que rigen nuestros destinos desde el minuto cero de los atentados. A mí me resulta incomprensible este evidente comportamiento.

Espero que, antes o después, España tenga algún día los dirigentes que su noble pueblo se merece. Basta recordar a dónde nos llevó un tal Antonio Pérez.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios