Menú
Mundial de Básket 2014
Gustavo Aranzana

La vuelta de Calderón al base, un acierto

España tuvo enfrente a una Francia meritoria que, sin Parker ni Noah, quizá haga mejor baloncesto colectivo, pero que desde luego tiene menos talento.

España volvió a demostrar ante Francia el motivo por el que venimos diciendo que es un equipo cargado de argumentos para llegar muy lejos en la Copa del Mundo. Cierto es que el conjunto bleu, pese a no tener a Tony Parker, hizo un buen baloncesto durante casi toda la primera parte, castigando con sus pívots el balance defensivo español, con dos contra uno de los exteriores siempre que Pau Gasol recibía balones al poste...

Pero a Francia el partido se le hizo largo, como a casi todos ante España. No ya sólo es que España esté plagada de recursos para ganar a cualquier, es que todo el equipo da la sensación de estar completamente enchufado. Hay que destacar también la vuelta de José Calderón a jugar muchos minutos como base, en un partido en el que Calde era muy superior físicamente a Thomas Heurtel, base francés. Llamó también la atención la aparición por primera vez de una defensa zonal, que funcionó bien contra el tiro exterior francés, pero con la que España tuvo serios problemas de rebote defensivo, cosa que habrá sin duda que tratar de mejorar.

Enfrente estuvo una Francia meritoria que, sin Parker ni Noah, quizá haga mejor baloncesto colectivo, pero que desde luego tiene menos talento, y sencillamente no le da el nivel para aguantar a España durante cuarenta minutos.

Hoy tocará enfrentarse a Serbia, un equipo del que a veces pienso que ellos son su propio problema. El lunes, ante Brasil, mostraron rachas de equipo indolente, junto a otras de enorme talento y jugadores con corazón, pero finalmente los de Djordjevic no supieron cerrar el partido, con una mala selección de tiros en los minutos decisivos. Será para España un partido peligroso, ante un equipo tan imprevisible y con calidad, pero en el que estoy convencido de que España no va a dejarse ir, y la seguiremos viendo a la misma intensidad que hasta ahora.

Finalmente, quiero hacer mención a dos selecciones que están llamando mi atención por diferentes motivos. En el lado positivo, la Grecia de Fotis Katsikaris es un equipo enormemente bien trabajado, que está haciendo un gran baloncesto en Sevilla, con jugadores muy solidarios que ponen al colectivo por encima de la individualidad. En el lado contrario, no me dice nada Croacia, un equipo que no parece tener claro a qué jugar, con un abuso excesivo del bote y del uso de bloqueo y continuación. Habrá que ver cómo evolucionan ambos equipos en las próximas semanas.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios