Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Historia 1 de Junio de 2011

ESPAÑA, 1931

Cómo unas municipales derribaron la Monarquía

Fernando Díaz Villanueva
Las elecciones más decisivas de la historia de España fueron unas municipales que se celebraron el 12 de abril de 1931. Se convocaron para renovar los ayuntamientos y terminaron provocando una reacción en cadena que, en sólo dos días, trajo la proclamación de la Segunda República, marcando con ello el fin de la Restauración, el régimen más longevo de la España contemporánea.
REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

El día en que los socialistas asesinaron a Marcelino Oreja

Pedro Fernández Barbadillo
El golpe de estado del PSOE, la UGT y la Esquerra Republicana de octubre de 1934, contra un Gobierno de centro-derecha, se cobró la vida de casi 1.400 personas. Entre éstas estaba Marcelino Oreja Elósegui, diputado tradicionalistas en las Cortes, que fue secuestrado por socialistas en Mondragón y asesinado a tiros en su casa de este pueblo guipuzcoano.
GRANDES CRIMINALES DEL SIGLO XX

Pol Pot

Mario Noya
De Saloth Sar, alias Khmaer Da'em, alias Pol Pot, hombre mediocre, sólo se puede escribir usando superlativos negativos, que diría S. J. Lec. Fue el Superestalin, el Megamao, el Hiperasesino del siglo XX. Gran Exterminador, igual murió con la conciencia tranquila.
LOS ORÍGENES DE LA GUERRA FRÍA

El nacimiento de Israel

Emilio Campmany
Tradicionalmente, los estudios sobre la Guerra Fría apenas se ocupan del nacimiento del Estado de Israel. Oriente Medio pasa al primer plano del conflicto a partir de 1956, con la crisis de Suez. Sin embargo, Oriente Medio fue uno de los lugares donde más agriamente se enfrentaron las dos superpotencias, y se vio como natural que EEUU apoyara a Israel y la URSS, a los árabes. Sin embargo, ese alineamiento tiene su historia, y no es tan sencilla.
SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

España ante el Nuevo Orden europeo

Pío Moa
Dada su increíble victoria, Hitler pudo haber impuesto a Francia la ocupación total –del Hexágono y de sus colonias–. Sin embargo, le dejó cerca de la mitad de la metrópoli, un ejército de 225.000 soldados, su poderosa flota –solo inferior a la británica–, que él temía huyese a Inglaterra, y todo su imperio.