Menú
SEGURIDAD CIUDADANA

De cárceles, crímenes y criminales

La izquierda lleva más de dos siglos preocupándose del destino de los victimarios y, con frecuencia, ignorando o poniendo en segundo plano el de las víctimas. De ahí que no sea de extrañar que recientemente el New York Times se lamentara, en un editorial, de que la población reclusa no pare de crecer ahora que los índices de criminalidad están descendiendo.

0
En 1997 el periodista del NYT Fox Butterfield se quejaba de lo mismo en un reportaje titulado "El crimen sigue descendiendo, pero las cárceles se siguen llenando". Entonces como ahora, los progresistas parecen encontrar desconcertante que el número de delitos descienda al tiempo que crece el de delincuentes presos.
 
Tampoco resulta extraño que la izquierda recurra a la vieja e irrelevante comparación entre el coste de mantener entre rejas a los criminales y el de la educación superior. Según el NYT, Vermont, Connecticut, Delaware, Michigan y Oregón dedican "tanto o más dinero a los correccionales que a la educación superior". Ahora bien, la comparación relevante es esta otra: el coste de mantener a un delincuente preso y el de dejarle campar a sus anchas por las calles. Pero ni el NYT ni el resto de la izquierda muestra interés alguno por la misma.
 
Se estima que, en el Reino Unido, el coste del sistema penitenciario asciende a 1.900 millones de libras al año, mientras que el derivado de los homicidios registrados ronda los 60.000 (millones de libras al año también, claro).
 
El coste de encerrar a los criminales ha de ser sufragado con cargo al presupuesto, esto es, con fondos que los políticos preferirían dedicar a programas sociales que les rindieran beneficios electorales. El coste de poner a los criminales en la calle también los paga la gente; pero no sólo con su dinero: también puede pagarlo con sus propiedades y con su integridad físíca. Incluso con la vida. Estamos hablando, pues, de un coste muuucho más oneroso.
 
Tanto los políticos como los ideólogos de la izquierda andan siempre buscando "alternativas al encarcelamiento"; medidas recogidas en programas con nombres tan encantadores como "Supervisión Comunitaria" y que suelen recurrir a aparatejos de alta tecnología para, por ejemplo, saber por dónde se mueven los criminales excarcelados.
 
¿Cómo ha de apañárselas la "comunidad" para "supervisar" a los delincuentes liberados? Encomendar a alguien la vigilancia, permanente y de proximidad, de los susodichos tiene toda la pinta de ser mucho más caro que tenerlos tras las rejas. Pero, claro, nadie está proponiendo semejante cosa. Quizá pudiera bastar con que los convictos se presenten cada cierto tiempo ante un funcionario. Pero, claro, así no hay manera de supervisar lo que hagan durante el resto del tiempo.
 
Por lo que hace a los aparatejos electrónicos, sólo funcionan cuando se utilizan; y entonces sólo te dicen dónde está el delincuente, no qué está haciendo. Los liberados que no estén dispuestos a someterse siquiera a este tipo de control pueden perfectamente librarse de sus respectivos dispositivos de seguimiento y convertirse en prófugos, con muchos menos problemas o riesgos de los que conlleva el escaparse de presidio.
 
Uno de los aspectos más insidiosos de las "alternativas al encarcelamiento" tiene que ver con que quienes dirigen estos programas suelen controlar también las estadísticas e informaciones necesarias para conocer el alcance real de los mismos. No sólo controlan la información; es que también deciden quién puede acceder a ella.
 
Si un funcionario ve en peligro su puesto y puede decidir entre entregar información a un investigador que considera el encarcelamiento una medida "mala" o a otro mucho menos comprensivo con los criminales, ¿por quién piensa usted que se decantará?
 
El estudio A land fit for criminals (Un país ideal para los criminales), de David Fraser, contiene varios capítulos que tratan de los apaños estadísticos que se perpetran en el Reino Unido para que parezca que las "alternativas al encarcelamiento" están teniendo éxito, aun cuando lo cierto es que están fracasando miserablemente. Los trágicos platos rotos, por supuesto, los está pagando la gente.
 
El Reino Unido ha ido mucho más allá de adonde quiere llevarnos el NYT; y, en el proceso, ha pasado de ser uno de los países más respetuosos con la ley a sobrepasar a los Estados Unidos en casi todos los índices de criminalidad...
 
 
© Creators Syndicate
0
comentarios

Servicios