Menú
José García Domínguez

La bicicleta de Rajoy

A imagen y semejanza de los doctrinarios de todos los partidos, creen los socialistas que el universo tangible tiene la obligación de someterse a las fórmulas que ellos han dibujado antes en un pizarrín

"Cuando las circunstancias cambian yo cambio de opinión, ¿usted qué hace?". Alguien debería explicarle a Rubalcaba –y con premura– que ese aserto no salió de los labios de Angela Merkel, sino de los de un tal John Maynard  Keynes. Clama airado don Alfredo que la derecha no sigue un plan. Y otro tanto andaba predicando Chacón antes de agarrar la pataleta y encerrarse en el cuarto de las muñecas a llorar.  Quién sabe, acaso inconsciente nostalgia de aquellos gloriosos planes quinquenales de los tiempos del socialismo  real. Un asunto, ese del plan, nada baladí contra lo que pudiera parecer. Y es que en el discurso político, igual que en el psicoanálisis,  los detalles en apariencia nimios desvelan las realidades más hondas.

A imagen y semejanza de los doctrinarios de todos los partidos, creen los socialistas  que el universo tangible tiene la obligación  de someterse a las fórmulas que ellos han dibujado antes en un pizarrín. Buenos racionalistas cegados por la vanidad del pensamiento ilustrado, viven en la fantasía de que la política todo lo puede enderezar. Barruntan que es una técnica, algo así como una ingeniería de la mecánica social. Un vademécum en el que basta con elegir las recetas adecuada para que todo lo demás nos sea dado por añadidura. Pero se equivocan. Ignoran que la política desciende del rito y no del silogismo,  tal como ha escrito con alguna brillantez Jesús Silva Herzog, el glosista hispano de Oakeshott.

Por eso, ni hay ni nunca habrá catones para gobernar. Del mismo modo que ni hay ni nunca habrá manuales para aprender a vivir. En un alarde de sabiduría antigua, postula la Enciclopedia Espasa: "Para montar en bicicleta es preciso no tener miedo, sujetar el manillar con flexibilidad y mirar al frente y no al suelo". No conozco definición más precisa, certera y sintética de cómo dirigir una nación. Al igual que tampoco he dado con nadie que hubiera aprendido a montar en bici estudiando sesudos tratados de ciclismo. Es sabido, solo existe una manera de hacerlo: sentarse en el sillín, improvisar con los pedales  y…ver qué pasa. No hay otra forma. Y gobernar es montar en bicicleta. Estoy de acuerdo con el PSOE: el presidente Rajoy no sigue un plan. Por ventura.

En Opinión

    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador