Menú
LEJOS DEL INFIERNO Y MIS ADVERSARIOS GUERRILLEROS

Lecturas colombianas

Como lectura de Semana Santa me llevé dos libros recién salidos del horno sobre nuestro interminable conflicto armado: Lejos del infierno, de los tres contratistas estadounidenses (Gonsalves, Stansell y Howes) que estuvieron cinco años en poder de las FARC, y Mis adversarios guerrilleros, del general Álvaro Valencia Tovar, un fascinante recuento de sus 20 años en la lucha contraguerrillera.

0
El libro de los gringos se deja leer por lo actual y jugoso. Y por la interesante descripción a tres manos que hace de la vida dentro de las FARC y del comportamiento de guerrilleros rasos, medios y altos. Los padecimientos y angustias del inhumano cautiverio selvático son contados con más fuerza y lujo de detalles que en anteriores relatos sobre el mismo tema.

Más allá de los chismes sobre Íngrid y otros secuestrados, ingrediente al parecer inevitable de esta avalancha de libros de liberados, fugados y rescatados de las FARC, Lejos del infierno es un testimonio importante sobre la infamia del secuestro y la mentalidad y conducta de quienes lo practican con tanta saña.

Pero el que literalmente devoré fue el del general Valencia Tovar, que debería ser lectura obligada (sobre todo para políticos, académicos y militares) en este país que no logra superar su historia de violencia porque no la estudia ni asimila. Mis adversarios guerrilleros es un recuento minucioso y bien escrito de las experiencias de orden público del autor, desde que lidió a finales de los 50 con el mal llamado bandolerismo liberal hasta que salió de la Comandancia del Ejército, a mediados de los 70, por las intrigas de un generalato mediocre y miope que no aceptaba sus métodos para enfrentar la insurgencia armada.

El libro arranca en 1959 con el Capitán Venganza y los primeros alzamientos armados que sucedieron al Frente Nacional, el pacto entre liberales y conservadores que puso fin al sectarismo bipartidista que desangró el país durante dos décadas, pero que abrió las puertas a la nueva violencia política de inspiración marxista. Valencia Tovar traza los perfiles de seis figuras que personificaron esta etapa del conflicto colombiano, y que él enfrentó directamente. El Capitán Venganza (Medardo Trejos), que defendió a finales de los 50 a los campesinos liberales de Quinchía de la barbarie de los gamonales godos; Tulio Bayer, el excéntrico médico idealista que inspiró un efímero e insólito alzamiento revolucionario en el Vichada a comienzo de los 60; Jaime Arenas Reyes, el arrollador líder estudiantil que fue ajusticiado por el ELN tras desertar de sus filas y denunciar el infierno en que se había convertido este movimiento bajo el liderazgo de Fabio Vásquez Castaño; Camilo Torres, el cura guerrillero caído en las filas del ELN, y los dirigentes de las FARC Ciro Castaño, muerto en combate en 1966, y Jacobo Arenas, muerto de viejo muchos años después, conforman la galería de personajes con los cuales conversó y guerreó a lo largo de los años este oficial singular.

Prolífico autor de varios libros y veterano columnista del diario El Tiempo, el general Álvaro Valencia fue en la teoría y en la práctica un exponente de la contrainsurgencia entendida como una estrategia militar basada en la inteligencia, la acción sicológica y la disposición a ganarse a la población civil. Su libro describe en detalle, con mapas, croquis y no poca terminología castrense, cómo la aplicó contra sus adversarios guerrilleros. No deja dudas sobre sus capacidades y logros en este campo. Pero tampoco sobre las resistencias y resquemores que despertaba dentro de los altos mandos una línea que consideraban demasiado dialoguista y humanista.

Sus críticas al burocratismo e inmovilismo militar, que permitieron que resurgiera el ELN y que las FARC se expandieran progresivamente, son puntuales. Y obligan a pensar cuánto conflicto y desangre se hubiera evitado Colombia de haber contado con más oficiales como éste, tan prematuramente separado del Ejército.

El libro de Valencia Tovar constituye, en fin, una apasionante y tenaz radiografía de lo que ha sido –y sigue siendo– este país, y de su facilidad para echar plomo. Bien vale la pena leerlo.


M. GONSALVES, K. STANSELL y T. HOWES: LEJOS DEL INFIERNO. Planeta (Bogotá), 2009 // ÁLVARO VALENCIA: MIS ADVERSARIOS GUERRILLEROS. Planeta (Bogotá), 2009.

© AIPE

ENRIQUE SANTOS CALDERÓN, presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa.
0
comentarios

Servicios