Menú

A Rajoy "no le vais a cambiar"

Cuatro palabras, y espera que las últimas en largo tiempo: "El asunto está en los tribunales"

Pablo Montesinos
1

Querida Ketty:

El presidente volvió a hacer gala de estilo propio. "No le vais a cambiar", advirtió recientemente un miembro del Consejo de Ministros. Los silencios que le hicieron famoso cuando líder de la oposición regresan ahora en el poder, a propósito del caso Bárcenas. Rajoy no pudo ser más claro en la rueda de prensa obligada del Consejo Europeo: no piensa a hablar, bajo ningún concepto, del que fuera su hombre de confianza.

Bárcenas, don Luis para el personal de Génova hasta 2009, es hoy un personaje al que el Gobierno y la cúpula del PP sólo se refieren en privado. Aunque sus movimientos son analizados al detalle y, en la práctica, marcan sus agendas, intentan hacer como si no existiera para intentar recuperar la iniciativa política. Por ejemplo, presentando una imagen de inusual unidad con los agentes sociales para presentar el plan del Ejecutivo contra el desempleo juvenil. "No queremos darle propaganda. La preocupación de los ciudadanos es otra", aducen.

Hasta los dirigentes más reacios a esta estrategia, aquellos que critican la inacción del líder, confiesan que le salió bien en el pasado, en aquellos días en los que esquivaba a los periodistas para no pronunciarse sobre Paco Camps o la trama Gürtel. Se centró en la crisis económica única y exclusivamente y ganó las elecciones por mayoría absoluta. La historia se repite: "Si logra sacar a España de esta crisis tan brutal y empiezan los signos de mejoría, se le perdonará todo lo demás", fue la reflexión más o menos compartida de un grupo de diputados populares.

El jefe del Ejecutivo sólo hizo una excepción en esta calculada y medida forma de actuar. "¿Siente que el señor Bárcenas le está intentado chantajear?", le preguntaron en su primera comparecencia en un mes. "Con absoluta franqueza, no", zanjó. Cuatro palabras, y espera que las últimas en largo tiempo: "El asunto está en los tribunales" y Rajoy "cree que cuanto tenía que decir ya lo ha dicho", remata su entorno.

Aunque el caso sigue ocupando y preocupando de puertas para adentro, el Gobierno asegura que se va diluyendo a cual azucarillo. "Todo el mundo se está dando cuenta de que la credibilidad de Bárcenas es cero", ponen como base. Y esto, dicen, ayuda a desmontar los papeles publicados. También creen que la presión ha ido disminuyendo.

Pero, de igual forma, también existe el sector en el PP que opina que "sin un relato de los acontecimientos" la ola puede hacerse grande de un momento a otro. "No tenemos el control de la situación", resumen. Y esto genera tensión e incertidumbre, a pesar de que -dicen- la cosa está más tranquila. "Más que tranquilos, estamos acostumbrados a que este señor salga por cualquier parte", decía con sorna una fuente habitual del aparato. Y eso sin contar con el lío judicial, claro.

En fin, querida Ketty, que una semana más Bárcenas vuelve a ser el protagonista de mi misiva. El extesorero se coló en la rueda de prensa de Rajoy con Merkel en Berlín, y ya es el segundo Consejo Europeo en el que su nombre resuena por los pasillos de la sede comunitaria. Sobre si el presidente debería cambiar de estrategia, los suyos contestan: "Es su decisión".

Esperando noticias de la casa socialista, besos, Pablo. 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation