Menú

"No son brotes verdes, son datos objetivos"

"No son brotes verdes, de verdad que no, no caeríamos en ese error", dicen. "Son datos objetivos, y también hay que contarlos".

Pablo Montesinos
1

Querida Ketty

Te he de admitir que aún sigo sobrecogido por la fotografía que este viernes ilustra la mayoría de las portadas, de esos niños aterrados intentando escapar del infierno del Madrid Arena. Será porque tengo una hermana de edad parecida, o porque todos hemos ido alguna vez a una fiesta de ese tipo, o simplemente por lo dura que es la imagen en sí, pero no he podido sino descolgar el teléfono y pedir responsabilidades. No me creo el "todo estaba bien"; la foto lo desmiente. Y no hay cargo público con el que haya hablado no se haya sentido, y lo creo sinceramente, roto por lo ocurrido. Y me aseguran que no se volverá a repetir, y que se depurarán responsabilidades. Francamente, como ciudadano de a pie, espero que así sea.

Soltándote mi primer sentimiento de forma tan abrupta, te cuento lo que comentan esta semana los míos, y que va por derroteros económicos. Varios cargos, incluidos ministros, se han mostrado muy molestos por la acusación de recuperar los famosos "brotes verdes" de la marca Ferraz. Aseguran que son muy conscientes de la demoledora cifra de la EPA –capítulo aparte merecería la economía al margen del marco legal, cada día más habitual–, pero también afirman que existen otros datos para ser moderadamente optimistas y de los que hay que sacar pecho. "No vivimos solo una depresión económica. Vivimos una depresión social. Y me resisto a no decir que tenemos indicios positivos y que lo estamos haciendo bien en muchos aspectos", afirma un ministro económico.

El sentimiento está muy extendido en el Gabinete. "No son brotes verdes, de verdad que no, no caeríamos en ese error. Son datos objetivos, y también hay que contarlos. Hay que decir a los españoles: 'Oye, que estamos saliendo de esto'". Hablan de las exportaciones en auge, de los turistas que no nos dejan, del aumento de la inversión directa extranjera –que demuestra el regreso de la ansiada confianza–, de que el Tesoro ya ha cubierto el 96 por ciento de sus necesidades de financiación... "Que estamos mal, es evidente, pero que se empiezan a hacer cosas bien, también", podría ser el titular.

El otro asunto que se barrunta en los círculos populares es la idoneidad, o no, de solicitar el denominado rescate. Públicamente, el presidente descarta pedirlo en el año en curso. Tal vez nunca. Enfatiza su entorno que nos referimos a él con mucha facilidad, pero que si no se negocia bien puede traer muchos sacrificios. "Mirad en el espejo de Portugal". Pero también hay quienes creen, dentro del propio PP, que el retraso se volverá en contra de nuestros intereses: "Grecia está muy mal, su Gobierno está cada vez más débil y ya se habla de elecciones anticipadas. Si da muestras de que puede caer, las bolsas se derrumbarán y de nuevo estaremos en el ojo del huracán". Y puede que retrasarlo sea peor, inciden. A saber, que la financiación pública a corto plazo no sea un problema ayuda a los planes del Ejecutivo.

Por cierto, que me están pareciendo muy entretenidas tus crónicas sobre los jaleos socialistas. Supongo que allí de rescate se habla poco, y mucho de sucesión. Los míos dicen públicamente que España no se merece un PSOE así y que necesitan un partido de Estado, pero en privado se confiesan: "Mientras estén en lo suyo, menos ruido". Así que "cuenta, cuenta", me piden desde Moncloa...

Besos,

Pablo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation