Menú
Pablo Planas

Cualquier noche sale el sol

Pablo Planas
0

El presidente de la Generalidad catalana, Artur Mas, está imputado por cuatro delitos: desobediencia grave, prevaricación, malversación y usurpación de funciones. Por si pareciera poco, la formación que dirige está hasta el cuello de basura, con las sedes embargadas y el pasado en cuarentena. El partido de Mas es una viva proyección del estilo Pujol: redes clientelares y una sociedad partida por el eje entre buenos catalanes y "unionistas". Que tapen al evasor no significa que hayan renegado de él.

Esta semana se cumplirá un año de la confesión del patriarca del nacionalismo y en Convergencia nada ha cambiado. La última hazaña nacionalista en materia de corrupción fue la de colocar miles de prótesis de cadera caducadas en los hospitales de Tarragona. Una de las imputadas por semejante experimento mengeliano, Teresa Gomis, se sienta ahora con los diputados convergentes en el Congreso. Estar imputado en Cataluña es, pues, un pasaporte para ocupar poltrona. Se ha demostrado con el Farsa, el club de fútbol.

La actitud contemplativa de la fiscalía en Cataluña, que dirige José María Romero de Tejada Gómez, contribuye sin duda al clima de relajamiento judicial. Nueve meses después del 9-N el expediente de Mas duerme el sueño de los justos en medio de interminables diligencias tendentes a determinar si fue la Generalidad o fueron los alienígenas quienes organizaron el referéndum.

Mientras tanto, el capitán Tan se pasea gallardo por las murallas de Barcelona y pasa revista a las tropas. Le han metido un gol con Romeva, el Varufakis de San Cucufate, pero el se ha marcado un tanto con Guardiola. Luce las imputaciones como amputaciones y flipa en inglés hasta el punto de decir, según el digital e-noticies, que "if you want to live the American dream, go to Catalonia". Tal cual, go to Catalonia, amigou.

La lista separata que se ha montado Mas es lo más grande desde que Jaume Sisa cantara aquello de que cualquier noche podía salir el sol. Están Don Limpio, la sita Forcadell y madame Muriel; también Mas, claro, y Oriol Pejigueras, Guardiola, Blancanieves, Pulgarcito y los tres cerditos. Vino Jaimito también. Doña Urraca, el señor Carpanta, el conde Drácula, King-Kong y Mortadelo y Filemón tampoco se lo quisieron perder.

El PP ha respondido ante la andanada con la consigna habitual. La independencia de Cataluña es imposible han alegado. Imposible es sólo una opinión, proclama Rivera en sus mitines e "impossible is nothing" decía un anuncio de zapatillas. Ahí está Guardiola, el noi de Santpedor, para demostrarlo.

En España

    0
    comentarios

    Servicios