Menú

Andalucía

Pedro de Tena

Efectos clarificadores

El voto, aún confuso y cenagoso de cada ciudadano, se rige casi siempre por lo que podemos llamar últimos efectos clarificadores.

El voto, aún confuso y cenagoso de cada ciudadano, se rige casi siempre por lo que podemos llamar últimos efectos clarificadores.
Urnas con las papeletas en un colegio electoral en Sevilla | Eduardo Briones/Europa Press

Cuando llega junio, las piscinas de toda Andalucía se ponen en marcha, antes unas y luego otras, pero, a partir del día 15, casi todas están abiertas para remedio de calorinas y sofocones. Dado que el agua en el Sur es escasa –aún no ha habido tiempo ni ganas de confeccionar un auténtico Plan Hidrológico Nacional, que se cargó el PSOE en 2004 y del que pocos han vuelto a hablar–, las piscinas suelen conservar el agua de la pasada temporada que hay que clarificar. Se consigue, una vez ajustado los niveles de pH y de cloro, mediante la adición de unos productos llamados clarificadores que desenturbian y transparentan el líquido y ansiado elemento.

La Andalucía política ha sido desde hace meses como una gran piscina electoral donde todo se ha ido ajustando más o menos según los mensajes transmitidos por las encuestas encargadas y pagadas por unos y otros y por las informaciones de medios de comunicación y redes sociales influidos por otros y unos. Pero una vez estabilizado el panorama, el voto, aún confuso y cenagoso de cada ciudadano, se rige casi siempre por lo que podemos llamar últimos efectos clarificadores. Se trata de manifestaciones, indicaciones, señales, luces, relámpagos o truenos que tienen el poder de disolver las dudas y dejar transparente la decisión final por la papeleta elegida.

En el caso andaluz, ha habido algunos especialmente llamativos que habrán contribuido a clarificar la piscina electoral andaluza. De mayor a menor, las declaraciones de la totalitaria Adriana Lastra advirtiendo que, en caso de que el centro derecha gane las elecciones, los socialistas tienen que salir a la calle deja transparente su concepto de la democracia y permite entender con nitidez cuál fue el sentido histórico del régimen instaurado por el PSOE sobre la democracia constitucional de 1978.

El segundo efecto clarificador ha sido el de José Luis Rodríguez Zapatero aludiendo a la "honestidad" de Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Respecto al primero, nadie duda de lo contrario. Su familia ha salido ampliamente beneficiada. Sólo con mencionar los 10.000 millones de pesetas concedidos a la empresa donde trabajaba su hija o los honorarios de su hijo como "comisionista" de la Junta, se aclara del todo. Griñán fue la mano derecha de la instrumentación de unos ERE que beneficiaron arbitrariamente a zonas electorales afines, a empresas amigas y a UGT y CCOO y sus dineros para "asá una vaca". O sea. Y dentro de nada, sentencia final, que ya veremos.

Pero hay otros que los contrarrestan. Las indicaciones de Alberto Núñez Feijoo proponiendo facilitar gobiernos del PSOE en las CCAA donde sea la lista más votada (Valencia, Aragón y Castilla la Mancha) si se abstiene en Andalucía ante la presunta victoria de Moreno, ha dejado sin habla a muchos y ha desvelado cuál es la intención real del PP.

Igualmente ha arrojado luces y transparencias la advertencia de Macarena Olona y Abascal de que los que crean que los votos de Vox se van a regalar al PP, deben votar al PP de forma urgente porque, pase lo que pase, si son necesarios para la investidura de Moreno, Vox exigirá formar parte del gobierno. (O habrá que convocar nuevas elecciones, algo que dijo querer hasta el propio Juanma del PP).

En el social comunismo, Mónica Oltra ha sido la gran clarificadora externa. Su imputación vergonzosa y tardía, su negativa a dimitir y su chantaje abierto al PSOE deja claro cómo se las gastan los amigos de la Yoly Díaz y su Podemos. Claro, claro, claro. Tanto como la de los "kichi boys" sugiriendo permisos remunerados por la hospitalización o defunción de una mascota, gran problema andaluz y universal, o los Garzo-Jolies pidiendo subsidios para quienes hayan trabajado cero días al año.

En las redes sociales, sobre todo, el meme más memorable y clarificador ha sido el que sentenciaba: "Cuando vayas a echar gasolina, tendrás claro a quién debes votar". Lo mismo vale para la factura de la luz y el ticket del supermercado, pesos pesados de la turbidez de la piscina electoral andaluza.

A estas horas ya se habrá resuelto la incógnita acerca de qué clarificadores han sido eficaces y cuáles no. Pero no hay otra piscina, quede el agua política clara o turbiosa.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador