Menú

El reparto de la "memoria histórica": de cada 10 euros, 7 para propaganda

El Boletín Oficial del Estado publicó en su número 290 del año 2009, correspondiente al miércoles 2 de diciembre, el listado de subvenciones concedidas para "actividades relacionadas con las víctimas de la guerra civil y del franquismo". Su estudio arroja conclusiones muy curiosas.

0

Del análisis de estos datos, se puede concluir que más del setenta por ciento de las subvenciones concedidas van destinadas a propaganda pura y dura.

Desde el año 2006, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero concede anualmente subvenciones para la llamada recuperación de la Memoria Histórica. Aunque en el discurso oficial se afirma que el objetivo principal de estas ayudas es recuperar los restos humanos de combatientes y represaliados del bando republicano durante la Guerra Civil y el franquismo, en realidad tienen un propósito más amplio.

De hecho, en la última orden de convocatoria de estas subvenciones publicada hasta el momento, la de 2008, ya se reconoce que además de la exhumación de cadáveres y la identificación de víctimas, el dinero "podrá ser aplicado a otras actividades como la instalación de elementos conmemorativos, la recopilación de testimonios orales y de documentación y la celebración de jornadas sobre la recuperación de la Memoria y la significación de las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo".

Lo que pocos podían suponer es que la mayor parte del dinero público que el gobierno concede a las distintas asociaciones preocupadas por la recuperación de la llamada "Memoria Histórica", va destinado precisamente a financiar estas otras actividades, que poco tienen que ver con el fin prioritario para el que nacieron supuestamente estas ayudas económicas.

En concreto, del estudio de las subvenciones destinadas a la llamada "memoria histórica" concedidas en 2009, la última edición resuelta hasta la fecha, se desprende el dato de que del total previsto en la convocatoria, 3.870.000 euros, sólo 1.090.000 euros, el 28,2%, han sido destinados a labores de localización, excavación, exhumación e identificación de las víctimas. El resto del dinero concedido, 2.780.000 euros o el 71.2% del total, ha ido destinado a nutrir las arcas de las asociaciones y fundaciones cercanas a la ideología del gobierno en su tarea de revisión de la Guerra Civil y el franquismo.

De esta forma, en el listado de subvenciones concedidas aparecen beneficiarios y conceptos tan peculiares como una exposición itinerante titulada "la lucha por la democracia desde la izquierda rupturista", organizada por "La Joven Guardia Roja de España" (23.000 euros), un "Encuentro Iberoamericano de Memorias" organizado por la fundación Contamíname para el mestizaje cultural (23.000 euros), "La Revolución y el deseo", actividad organizada por "Joves d’Esquerra Verda" (18.000 euros), "La importancia de los etcéteras" (sic), evento llevado a cabo por la Fundación José Unanue (18.500 euros), la edición de la "memoria histórica del socialismo español", obra de la inevitable fundación Pablo Iglesias, o la "IV parte (sic) del Archivo Oral del Sindicalismo Socialista," cuyos 50.000 euros asignados irán a parar a la no menos imprescindible fundación Largo Caballero.

Para validar un "protocolo de acompañamiento a los familiares en la fase de exhumación", ojo, no para la asistencia propiamente dicha sino para "validar" un protocolo, la asociación "Psicólogos sin Fronteras" (sic) ha sido agraciada con la módica cantidad de 21.500 euros. Pero si lo anterior le parece un exceso, debe saber que el Ateneo Repubicano de León ha sido también premiado con una subvención para hacer algo tan aparentemente sencillo y barato como elaborar un listado de diputados y concejales de esa provincia durante la II República. El importe que todos los españoles hemos entregado a los paisanos del Presidente, geográficos e ideológicos, asciende a nada menos que 23.000 euros. Jamás un censo de cargos públicos costó tanto dinero y esfuerzo.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 8 comentarios guardados